A 400 años de santa Rosa de Lima, ¿hay nuevos santos latinoamericanos?

Marko Vombergar / ALETEIA

No falta mucho para que puedan iniciarse causas de nuevos santos contemporáneos de América

Este 24 de agosto se cumplirán 400 años del fallecimiento de santa Rosa de Lima, religiosa nacida en el entonces virreinato del Perú y considerada la primera santa oriunda de América. Apenas 53 años después, en 1671, Clemente X la proclamaba santa. Durante el siglo XVIII llegaron las canonizaciones de santo Toribio de Mogrovejo y de san Francisco Solano, obispo y misionero, respectivamente, del nuevo mundo.

Y pese a que algunos nombres se fueron sumando en el siglo XIX, se llegó a un siglo XX con relativamente pocos santos americanos.

Con excepción de Perú, por el fehaciente registro de sus primeros grandes santos, y México, donde en su historia se encuentran claros ejemplos de martirio por la persecución religiosa, hay por país latinoamericano uno o dos santos canonizados, cuando en España, por poner un ejemplo, hay más de 500.

Acaso el que el Viejo Continente lleve de ventaja 1500 años de historia cristiana sea el argumento que zanje esta cuestión. Pero hay otros motivos que ayudan a entender una nueva oportunidad histórica para reconocer la santidad de nuestros americanos que nos precedieron en el camino al cielo.

Las misiones jesuíticas pueden ayudar a echar luz sobre este tema. No es que entre los misioneros jesuitas no hubo otros santos como san Roque González y sus compañeros, martirizados en 1628. Pero el que su canonización recién se haya dado en el siglo XX, y ante la visita del papa Juan Pablo II al Paraguay, refleja una realidad que demoró la beatificación y canonización de numerosos santos americanos: la falta de documentación fehaciente bien conservada en centros urbanos con interés y tiempo para presentar y seguir los procesos de beatificación y canonización. Ante la falta de información, puede haber lugar a la desinformación sobre el testimonio de los santos.

Es la fama de santidad la que sostuvo durante años el testimonio de los santos, fama que sobrevivió en los siglos transcurridos entre el fallecimiento y la beatificación.

Ocurrió por ejemplo con José de Anchieta, nacido en Tenerife en 1534 pero fallecido en Brasil, donde fue considerado el apóstol del país. Contemporáneo con santa Rosa de Lima, fue beatificado recién en 1980 por san Juan Pablo II. La canonización, realizada por “canonización equivalente”, le llegó en 2014.

El primer comunicador del gran milagro americano, san Juan Diego, pasó por un proceso similar. Sostenido por una religiosidad popular que siempre creyó en él, pasaron siglos hasta que el papa Juan Pablo II le beatificó en 1990, y le canonizó en 2002. Muchos ponían en duda su propia existencia, como ocurre con otros contemporáneos especialmente humildes, cuyas vidas quedan registradas en pocas actas.

Pero además de la documentación, quedan otros argumentos que por años demoraron muchas beatificaciones y canonizaciones. Los procesos han costado siempre muchos recursos humanos dedicados. Las investigaciones a realizar demandan meses y años de trabajo, que luego deben ser trasladados y sostenidos por gestiones en Roma.

Eso explica que gran parte de los primeros santos americanos sean miembros de grandes familias religiosas. No porque cuenten con recursos de sobra, sino por poder tener presencia de comunidades hermanas en la Ciudad Eterna acostumbradas y disponibles para colaborar con los a veces tediosos procesos de las causas.

Muchas causas iniciadas a nivel diocesano no han podido sostenerse de manera activa por las dificultades de hacer sostenible la dedicación en el tiempo.

Normas introducidas recientemente en la Congregación para la Causa de los Santos simplifican algunos procesos, los dotan de mayor transparencia, y se organizan de manera tal que se puedan reducir los costos, que de cualquier manera pueden ser apoyados por un fondo de solidaridad existente.

“Las causas de canonización son un gran don; presentan hombres y mujeres para imitar. El santo papa Juan Pablo II nos alentó para trabajar en ellas como parte de un plan pastoral; la santidad es un camino pastoral fecundo, sin ninguna duda. Y es importante que se entreguen personas y fondos para alcanzar esa gracia que tanto bien hace a la Iglesia y al mundo.

Las causas que llegan a su fin, son gracia de Dios y trabajo, gestión y oración de su pueblo, con un trabajo intenso de obispos, sacerdotes, laicos, postuladores, historiadores, etcétera.”, explicó el obispo Castrense de la Argentina, Santiago Olivera, co-autor de la causa de canonización del Cura Brochero, primer santo no mártir de la Argentina, y vicepostulador de la causa de beatificación de la beata Mama Antula.

Con las nuevas normas, no falta mucho para que puedan iniciarse causas de nuevos santos contemporáneos de América, laicos, sacerdotes y religiosos por igual, testimonio de que este continente sigue siendo el “continente de la Esperanza”, sigue siendo un continente del Evangelio.

Let’s block ads! (Why?)

El misterioso fraile que salvaba soldados durante la 2ª Guerra Mundial

¡Adivina quién es!

Durante la Segunda Guerra Mundial, se extendió la historia de un misterioso fraile que aparecía en medio del campo de batalla para salvar soldados y desviaba aviones de rutas que más tarde se descubrió que eran áreas habitadas por civiles, además de otros hechos fantásticos.

Un piloto de bombardeo de la USAAF contó haber visto a este fraile en el cielo del Océano Pacífico, y juraba que lo había salvado.

“El avión estaba volando al aeropuerto donde iba a aterrizar después de descargar sus bombas. Pero el avión fue dañado por un avión de caza japonés. El avión – dijo el piloto – explotó antes de que la tripulación hubiera tenido oportunidad de saltar con el paracaídas. Yo sólo tuve éxito y pude salir del avión; no se cómo lo hice. Intenté abrir el paracaídas, pero no tuve éxito. Me habría estrellado contra el suelo si no hubiera recibido ayuda de un fraile que se me apareció en el aire. Tenía una barba blanca, y me llevó en sus brazos y me colocó suavemente en el aeropuerto. Nadie me creía, pero a causa de mi presencia todo el mundo tuvo que creer, pues era imposible que hubiera sobrevivido de una caída libre. Reconocí al fraile que salvó mi vida cuando, después de algunos días me dieron permiso y me fui a casa. Fue entonces que vi al monje en las fotografías de mi madre. Ella me dijo que había pedido al Padre Pío que cuidara de mí”.

Al final de la guerra, un gran número de soldados del mundo entero fue al convento de San Giovanni Rotondo en busca del fraile misterioso a quien le atribuían diversos salvamentos.

En la foto, un grupo de soldados agradece al misterioso y bondadoso fraile.

Padre Pío sirvió durante la Primera Guerra Mundial en el 10º Cuerpo Médico de Nápoles.

Por Guerras e suas curiosidades

Let’s block ads! (Why?)

Lo que los esposos deberían saber antes de criticar la “adicción” a los smartphones de ellas

Una madre ama de casa explica por qué el tiempo que dedica a su teléfono es esencial

Es muy probable que estés leyendo estas palabras en tu mejor amigo digital: un smartphone. Ya estés en tu coche esperando a tu hijo que vuelve de su entrenamiento de fútbol cubierto de polvo o aprovechando unos minutos libres con un café entre reuniones, el caso es que esos ratitos con tu móvil para leer o charlar con alguien son preciosos.

Y, gracias a estas herramientas de bolsillo, podemos entrar y salir de nuestras vidas sociales con relativa facilidad, permanecer conectados con los amigos, familiares y el resto del mundo, mientras intentamos cumplir con nuestras funciones lo mejor que podemos.

Por supuesto, toda cara tiene su cruz: también podemos terminar siendo tan dependientes de nuestros móviles que llegan a oscurecer nuestras vidas reales. A muchos de nosotros, salir de casa sin el teléfono nos causa palpitaciones. Así que, ¿dónde está el límite?

En mayor o menor medida, el debate sobre el tiempo de pantalla para adultos está dentro de casi todos los hogares. Por ejemplo, el marido de Jessica, madre ama de casa con tres hijos, ha expresado su preocupación por la “adicción” de su esposa al celular.

Esta semana, ella decidió escribir a su marido una conmovedora carta abierta explicando su uso del teléfono y la raíz de su hábito:

La trayectoria de mi horario diurno es diferente como madre ama de casa. No converso con otros adultos habitualmente, si es que lo hago, y mi única compañía es un desbocado bebé a quien apenas puedo contener, otro bebé con la dentición y un perro”. A continuación explica cómo su nueva vida de ama de casa le ha ocasionado sentimientos de aislamiento social y soledad: “Incluso una conversación en la cola del supermercado me sienta bien ahora mismo”.

Grupos de madres en línea

Aunque estar con nuestros hijos es tanto un privilegio como una bendición, todos tenemos momentos en que necesitamos más contacto social. El sistema de apoyo virtual de grupos de madres en línea ofreció consuelo a Jessica, diciéndole que es perfectamente normal que un bebé escupa las verduras que con tanto cariño hemos preparado o explicándole la mejor forma de limpiar un mural hecho con rotulador indeleble.

En palabras de Jessica: “Los grupos de madres en línea fueron mi cuerda salvavidas (…). Estas mujeres han cambiado mi vida, bastante literalmente, de maneras grandes y sutiles, a pesar de que no podamos pasar mucho tiempo juntas en persona (…) entienden de verdad el momento por el que estoy pasando”.

Sin embargo, su marido quizás no esté al tanto de estos beneficios, simplemente porque no puede saber lo que se siente al ser una madre ama de casa: “De lo que no te das cuenta (…) es (…) de lo duro que ha sido para mí ajustarme a esta nueva vida, a este nuevo papel, y lo incapaz que me siento a veces desempeñándolo. Es agradable que me digan que estoy haciendo un buen trabajo y necesito escuchar estas cosas de una persona de fuera; desde mi aldea virtual”.

Desde el punto de vista de Jessica, su smartphone no es una adicción, sino una anécdota. Se está adaptando a una nueva era en la que a veces no podemos estar físicamente viendo a nuestros familiares, amigos o mentores tanto como quisiéramos, pero en la que todavía podemos experimentar su apoyo o tomar nota de sus consejos desde la lejanía.

Quizás una madre que trabaje fuera de casa también perciba un beneficio similar en su celular, usándolo como una manera de mantener el contacto aunque no pueda estar físicamente con sus hijos.

La pregunta clave

Por tanto, quizás no deberíamos ser tan prontos en juzgar a nuestras esposas o a otras madres y, en vez de eso, reflexionar sobre nuestro propio empleo de los smartphones: ¿estoy usando este dispositivo para escapar de mi día o para ayudarme a vivirlo mejor?

Let’s block ads! (Why?)

Conoce la devoción “¡Detente! El corazón de Jesús está aquí”

Este emblema puede llevarse en el pecho, el cuello o en la chaqueta, pero lo ideal es llevarlo a la altura del corazón

El “detente” es un pequeño emblema que se lleva sobre el pecho, con la imagen del Sagrado Corazón. Es propio de quien ama llevar consigo un signo de su amado, así el “detente” es signo de nuestro amor al Sagrado Corazón de Jesús y de nuestra confianza en su protección contra las acechanzas del maligno. Le decimos “detente”, en nombre de Jesús, al demonio y a toda maldad. 

Se le conoce también como el “Pequeño Escapulario del Sagrado Corazón”, aunque no es, en el sentido estricto de la palabra, un escapulario.

Origen 

Proviene de santa Margarita María Alacoque, como lo atestigua una carta dirigida por ella a la Madre Saumaise el 2 de Marzo de 1686 en la que le dice: “Él (Jesús) desea que usted mande a hacer unas placas de cobre con la imagen de su Sagrado Corazón para que todos aquellos que quisieran ofrecerle un homenaje las pongan en sus casas, y unas pequeñas para llevarlas puestas.” (Vida y Obras, vol. II, p.306, nota).

Ella misma llevaba una sobre su pecho, debajo del hábito e invitaba a sus novicias a hacer lo mismo. Hizo muchasde estas imágenes y recomendaba que su uso era muy agradable al Sagrado Corazón.

El detente y la plaga de Marsella

Fue especialmente en el año 1720, durante una terrible plaga en Marsella, Francia (Cf. Hamon, op.cit., vol. III, p. 431) que este pequeño escapulario, o como se le llamó “Salvaguardia,” se difundió entre todos los fieles.

Este “Detente” consistía en un pedazo de tela blanca en la cual la imagen del Sagrado Corazón era bordada, con la leyenda “Oh Corazón de Jesús, abismo de amor y misericordia, en ti confío” (Las palabras: “Detente, el Corazón de Jesús está aquí” corresponden a un período posterior. Hamon, ibid.,Nota).

La forma que hoy tiene el detente fue dada por l
a Venerable Ana Magdalena Rémuzat, a quien el Señor le había dejado saber de antemano el daño que iba a causar la plaga y también el maravilloso auxilio que la ciudad encontraría en la devoción a Su Sagrado Corazón. Ella hizo, con la ayuda de sus hermanas en religión, miles de estos emblemas y los repartieron por toda la ciudad y alrededores. La historia nos relata que poco después la plaga cesó. (Cf. Hamon, op. cit., vol III, p.425; Beringer, op. cit., vol I, n. 953, p. 520).

Entre los regalos que el papa Bendicto XIV, en el 1748, envió a la princesa Polaca Mary Lczinska con la ocasión de su matrimonio con el rey de Francia Luis XV, habían, de acuerdo a las memorias de ese tiempo, “muchos escudos del Sagrado Corazón hechos de taffeta roja y bordados en oro.” (De Franciosi, s.j., La dévotion au Sacré-Coeur de Jésus, p. 289).

En el tiempo de la Revolución Francesa se desató una violenta persecución contra la Iglesia. Estos escapularios se tuvieron por “la manifestación viva del fanatismo” y como evidencia de hostilidad al régimen revolucionario.

Durante el juicio de la reina María Antonieta, se produjo en su contra, como evidencia, un pedazo de papel muy fino que se encontró entre sus pertenencias, en el que la imagen del Sagrado Corazón estaba dibujada, con la llaga, la cruz y la corona de espinas, y con la leyenda: “Sagrado Corazón de Jesús, ten misericordia de nosotros.” (Ibid., p. 290).

El uso del detente se extendió grandemente, especialmente desde el 1866, durante los estragos producidos por la epidemia del cólera de Amiens, Roubaix, Cairo y otras partes. Suinfluencia beneficiosa se hizo evidente.

Después de la guerra Franco-Alemana los “Salvaguardia” probaron ser en más de una ocasión, un escudo que protegió a muchos soldados franceses de las balas enemigas. (Cf. Messager du Coeur de Jésus, vol. XIX, p. 180).

Indulgencia

El papa Pío IX le concedió en el año 1872, una indulgencia de 100 días una vez al día a todos los fieles que usaran alrededor de sus cuellos este emblema piadoso y rezaran un Padre Nuestro, Ave María y Gloria. (Preces et pia opera, n. 219).

En un breve de fecha 20 de Junio de 1873 encontramos la respuesta a dos preguntas en referencia al Detente:

1. Como no es un escapulario en el sentido estricto de la palabra, sino más bien un escudo o emblema del Sagrado Corazón, las reglas generales para el escapulario propiamente llamado, no son aplicables a él. Así que no necesita ni una bendición especial, ni una ceremonia o inscripción. Es suficiente con usarlo para que cuelgue en el cuello.

2. La leyenda “Detente, el Corazón de Jesús está aquí” no es requerida.
(Beringer, op. cit., n. 953; Preces et pia opera, n. 219.)

Oración

El papa Pío IX compuso esta oración:

“¡Abridme Vuestro Sagrado Corazón Oh Señor Jesús! …Mostradme Sus Encantos, unidme a Él para siempre. Que todos los movimientos y latidos de mi corazón, incluso durante el sueño, os sean un testimonio de mi amor y os digan sin cesar:

Sí, Señor Jesús, yo Os adoro… aceptad el poco bien que practico… Hacedme la merced de reparar el mal cometido… para que os alabe en el tiempo y os bendiga durante toda la eternidad. Amén”.

En base a un artículo publicado por Corazones.org

Let’s block ads! (Why?)

8 apuñalados en Finlandia, uno muerto

Vesa Moilanen / Lehtikuva / AFP

El ISIS recluta jóvenes en este país, hasta ahora exento de terrorismo

Teemu Aria, profesor en el Departamento de Religiones Comparadas de las Universidad de Turku, en Finlandia, nos explica desde el lugar de los hechos, Turku, en Finlandia, que la policía ha confirmado que ha habido 8 apuñalados, dos muertos, y que por el momento ha sido todo obra de una sola persona.

El ataque se ha producido esta tarde de viernes 18 de agosto en pleno centro de la ciudad.

No se está investigando este hecho como un ataque terrorista, y la investigación permanece abierta. El atacante está herido en el hospital en esta ciudad al oeste de Helsinki, de unas 180.000 personas. Las fuerzas del orden creen que habría otros cómplices.

La ministra del interior, Paula Risikko, ha declarado que “todavía no sabemos si el ataque está relacionado con el terrorismo”.

El gobierno finlandés no ha estado implicado en operaciones relacionadas con la llamada “Guerra al terrorismo”. Es por esto que Finlandia se ve como una “isla” cuando nos referimos al terrorismo, relata a Aleteia Aria.

“De todos modos, esto se aplicaría a al-Qaeda, que no busca el target en países aleatorios, o al menos esto no era su estrategia”. Ahora, prosigue Teemu Aria, “ISIS es una organización clave, las cosas son distintas, sobretodo desde que están perdiendo territorios están animando a la agente a atacar individualmente “allí donde estén”. Y en este sentido, “Finlandia no debería ser vista como una isla”, precisa.

Por otra parte, una gran porción de jóvenes musulmanes finlandeses se han unido al ISIS, con lo cual claramente “algo está pasando en Finlandia”, confirma Aria.

En Finlandia, “la gente no está asustada pensando que puede haber ataques en su vida diaria. La gente es capaz de lidiar con lo que suceda, pensemos en los disparos en una escuela en Finlandia hace unos años, siguiendo el ejemplo de los Estados Unidos”.

“No está directamente relacionado con la integración, pero es cierto que en general, Finlandia tiene menores problemas con el terrorismo islámico que Dinamarca, Noruega o Suecia”, añade.

Con las informaciones del momento, no se puede confirmar que el ataque sea de matriz radical fundamentalista, precisa Aria, que advierte del “peligro de los rumores”.

Let’s block ads! (Why?)