La tristeza mira hacia atrás; la preocupación mira alrededor; la fe mira hacia arriba

[unable to retrieve full-text content]

Ralph Waldo Emerson

Anuncios

El Papa acepta renuncia de obispo rechazado por sus sacerdotes en Nigeria 

El caso particular del religioso nigeriano nombrado hace siete años por el papa Benedicto XVI que nunca ha podido tomar posesión plenamente de su diócesis por motivos étnicos 

Los laicos y el clero de la diócesis de Ahiara en el sureste de Nigeria no aceptaron a su pastor por pertenecer a la etnia Mbaise. El papa Francisco les había comparado hace un año a “los viñadores asesinos de los que habla el evangelio…”.

El desenlace de la historia: Francisco ha aceptado la renuncia del obispo, Peter Ebere Okpaleke, quien nunca pudo ejercer su misión por el rechazo de algunos sacerdotes y fieles que “sistemáticamente rechazaron la nomina”.  Se espera en un proceso de re evangelización de los fieles.

“El Santo Padre ha aceptado la renuncia […]al mismo tiempo, ha nombrado a “S.E. Mons. Lucius Iwejuru Ugorji, obispo de Umuahia, como Administrador Apostólico sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis de Ahiara”, informó la Oficina de Prensa de la Santa Sede el 19 de febrero de 2018. 423 mil católicos viven en esa jurisdicción eclesial.

Precisamente, el 8 de junio de 2017, sobre el caso el Papa dijo: “quien se opone a la toma de procesión del obispo monseñor  Okpaleke quiere destruir la Iglesia”. Bajo la amenaza de suspensión a divinis, Francisco entonces pidió a los sacerdotes de la diócesis de escribir una carta donde pidieran disculpas.

El resultado final ha sido la renuncia al nombramiento del obispo que Francisco había enaltecido por su “paciencia” a pesar del rechazo. La noticia fue ampliada por la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, que controla las diócesis nigerianas, este lunes.

Se trata de un “caso doloroso” que “profundamente amarga, además del Santo Padre, también a toda la Iglesia en Nigeria”. En un comunicado se informa que Francisco, en los meses de junio y julio de 2017, recibió 200 cartas de sacerdotes escritas individualmente provenientes de la diócesis “en las que expresaron la obediencia y la fidelidad” en torno al Pontífice. “Algunos, sin embargo, han manifestado su malestar psicológico a colaborar con el obispo después de años de conflicto”.

Por lo tanto, “en vista del arrepentimiento”, el Papa “no ha querido proceder con sanciones canónicas”, e instruyó a Propaganda Fide para responder a cada uno de los sacerdotes, exhortándolos “para reflexionar sobre los graves daños infligidos a la Iglesia de Cristo y con la esperanza de que nunca más se repita  en futuro tales acciones irrazonables de oposición a un presbítero legítimamente designado por el Santo Padre”.

En la nota se explica que Francisco “no tiene la intención de nombrar a un nuevo obispo en Ahiara, pero se reserva el derecho a seguir teniendo él mismo una especial preocupación por la diócesis”, así ha nombrado obispo administrador apostólico a monseñor Ugorji.

Por su parte, monseñor Okpaleke en la carta de renuncia afirma que no tiene “ningún beneficio para la Iglesia” seguir adelante. Por lo tanto, pidió “humildemente al Santo Padre de aceptar” la renuncia. El prelado afirmó también que inició “este paso por el bien de todos los fieles de Ahiara”.

Se afirma que considera su renuncia “como la única opción correcta para facilitar la re-evangelización de los fieles y, mucho más importante y urgente, de los sacerdotes de Ahiara, especialmente ahora que el Santo Padre y sus colaboradores de la Curia romana pueden distinguir cuales son los sacerdotes que afirman su lealtad al Santo Padre y aquellos que han decidido retirar su desobediencia a la Iglesia Católica”.

El obispo, Peter Ebere Okpaleke, ahora espera una nueva destinación para seguir su misión pastoral.

Let’s block ads! (Why?)

Urosa: “Las elecciones presidenciales adelantadas son abusivas e irregulares”

El arzobispo de Caracas, Venezuela, denuncia el endurecimiento del Gobierno de Maduro en la aplicación del cerco antidemocrático y los ataques a la iglesia

El cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, expresó su rechazo al llamado a elecciones presidenciales hechas por el Gobierno de Nicolás Maduro, considerando que  “es una convocatoria adelantada y ventajista, totalmente abusiva e irregular por lo demás”.

En conversación con Aleteia, indicó que el llamado a elecciones anticipadas, con menos de tres meses entre la convocatoria y la realización de las elecciones, con el mismo Consejo Nacional Electoral (CNE) parcializado con el Gobierno, y en condiciones desventajosas para los partidos de oposición, es un atropello a los derechos políticos de los venezolanos.

“Realmente es un atropello a los derechos políticos, el imponer unas elecciones sin condiciones de equidad  igualdad y con líderes políticos y partidos invalidados, y con la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) descalificada. Es imposible competir en esas condiciones leoninas que el Gobierno, a través del CNE y de la Asamblea Constituyente quieren imponernos a los venezolanos”, dijo Urosa.

En ese sentido, respaldó las consideraciones del sacerdote jesuita Luis Ugalde, que “llama a que los venezolanos defendamos nuestros derechos políticos a  través de un firme rechazo a esas elecciones manipuladas y la exigencia firme y masiva de elecciones presidenciales bien organizadas y equitativas, en tiempos adecuados y necesarios, y en condiciones de justicia, equidad y libertad para los electores y los candidatos”.

Bajo el mismo tono de la denuncia y llamando la atención de los venezolanos, Urosa dijo entender “el rechazo de esa propuesta de elecciones por parte de un gran número de países, cuya defensa de la democracia en Venezuela debemos agradecer”.

Cerco antidemocrático

Por otra parte,  Urosa expresó su preocupación por el endurecimiento del Gobierno de Nicolás Maduro en la aplicación del cerco antidemocrático a la disidencia, a la libertad de opinión y a la oposición política.

En ese orden reiteró la denuncia de la Iglesia acerca de “la ejecución sumaria y totalmente ilegal y anticonstitucional de un rebelde opositor, el señor Oscar Pérez, el 15 de enero, en el Junquito, cuando ya se había rendido y estaba negociando su entrega”. Recordó que la comisión de justicia y paz del Episcopado Venezolano, expresó el rechazo “a esa acción represiva que viola los derechos fundamentales de las personas allí ejecutadas”.

GuardianCatolic

Acoso a sacerdotes y obispos

El arzobispo de Caracas también repudió la nueva oleada de ataques a la libertad de expresión y a los derechos de los eclesiásticos. “El mismo 15 de enero, el presidente (Nicolás Maduro) atacó injustificadamente al Arzobispo de Barquisimeto, monseñor Antonio López Castillo, y a monseñor Víctor Hugo Basabe, Obispo de San Felipe”, refirió.

“Maduro los acusaba de incitar al odio en sus homilías”, recordó el purpurado, considerando el argumento como “algo totalmente falso, pues ellos simplemente reflejaron en sus homilías la situación de dolor y sufrimiento del pueblo venezolano”.

“De igual manera, se ha intentado amedrentar a los obispos de Caracas al convocar a una reunión en el Ministerio de Relaciones Interiores al obispo auxiliar, monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla, junto con el padre Miguel Acevedo, excelente y prudente sacerdote, párroco de la iglesia de la Candelaria”.

“Allí se acusó injustamente al Padre Acevedo de algo falso: haber agredido  a una señora que había entrado en la Iglesia protestando contra sus palabas en la homilía”.

Explicó que el sacerdote  no respondió a esos ataques y ni siquiera se acercó a esa dama. “No hubo agresión alguna por parte del padre Miguel Acevedo a ninguna mujer, como se está queriendo inventar con una matriz de opinión falsa”, resaltó el cardenal.

“Los sacerdotes no participamos en la diatriba partidista, pero sí defendemos y defenderemos los derechos del pueblo, con el debido respeto a las autoridades, y sin incitar a la violencia o a la rebelión política”, sostuvo.

Resolver la emergencia social

Para el arzobispo de Caracas, el Gobierno de Maduro, “en vez de estar cerrando el cerco antidemocrático contra el pueblo venezolano, debería más bien resolver la pésima situación económica de paralización del transporte, de inflación desbocada, de precios por las nubes, de hambre y carencia de medicinas”.

“En lugar de seguir avanzando en la toma absoluta del poder, debería ocuparse de que en los hospitales no mueran los bebés, y que  no haya niños desnutridos, ni gente que muera por comer yuca amarga”, dijo finalmente.

Let’s block ads! (Why?)

Esta pareja venezolana podría llegar a los altares

Centenario del nacimiento del que fuera gran canciller venezolano y firme político católico

Destacados militantes católicos, políticos comprometidos con el humanismo cristiano, hoy son patrimonio de la gran patria latinoamericana y de la Iglesia universal: Arístides Calvani y su esposa y compañera de vida e ideales, Adelita Abbo, representaron mucho para nuestros países y su lucha por la democracia sustentada en la educación en valores y miras elevadas que siempre promovieron, no solo en Venezuela, sino a lo largo y ancho del continente.

El bien común era el objetivo de esta pareja que tomó la Doctrina Social de la Iglesia como norte de todo su trayecto vital de entrega para llevar esperanza a los oprimidos.

Arístides y Adelita eran inseparables. Tanto, que hasta en el momento de dejar este mundo lo hicieron juntos. Como si el uno no hubiera podido ser sin el otro.

Un terrible accidente se llevó la vida de ambos, junto a dos de sus seis hijos, Graciela y María Elena. Ellos estaban entre los más de 100 pasajeros de un jet Caravelle de dos turbinas, propiedad de la empresa Aerovías de Guatemala.

La catástrofe ocurrió cuando el avión en que viajaban sobrevolaba la selva de Petén, cerca de las ruinas de Tikal. No hubo sobrevivientes. Era el 18 de enero de 1986.

Cuentan que la víspera habían estado felices. Él, visiblemente emocionado, había dicho a Vinicio Cerezo, recién electo presidente de Guatemala, “¡cumple con tu deber, patojo!” (“patojo” quiere decir muchacho en Guatemala). Estaba satisfecho por haber visto coronada su última misión al contribuir eficazmente con el retorno de la democracia en ese país.

De hecho, los esfuerzos y riesgos, aun personales, que asumió Calvani por restaurar la paz en esa parte de América, le habían ganado el calificativo de “Arquitecto de la democracia en Centroamérica”.

Le pusieron a disposición un avión oficial para su gira a Tikal y él rehusó la merecida deferencia: “Eso sería muy oneroso para el país. Iremos en vuelo comercial”.

Fue su última lección de austeridad, la cual caracterizó siempre la vida del matrimonio Calvani. Fue una de las contadas veces, en sus existencias dedicadas por completo al trabajo, en que se permitieron hacer algo de turismo.

La conmoción en Venezuela y el mundo, reflejada en la prensa internacional, fue mayúscula. Los Calvani eran reconocidos, respetados y admirados en más de un continente.

En la Casa Amarilla, sede de la Cancillería venezolana, estuvieron los féretros expuestos para recibir el adiós del pueblo. Fue una larga y penosa seguidilla de personas, desde las más representativas del país hasta las más humildes, que llegaban para rendirles homenaje.

La verdadera riqueza de sus vidas se hizo patente en aqeél momento: no fue el brillo de él como canciller de la República y reconocido intelectual, ni el de ella, quien llegó a presidir el Concejo Municipal de Caracas, sino la manera tan emotiva como todos los venezolanos olvidaron sus diferencias –algunas de ellas muy recientes y profundas- para presentar sus respetos al unísono, amalgamados en un solo llanto, evidenciando un sentido duelo ante la desaparición de quien fuera uno de los políticos más principistas, combativos y voluntariosos que ha conocido el país.

“El dolor estrujó los corazones de América”, rezaba un titular de prensa. Otro: “Se nos fue un corazón hecho para el amor”. Otro: “Bajó la guardia un brazo hecho para la lucha”. Otro más: “Se ha ido una tolerancia para conciliar y se silenció una palabra para enseñar”.

Y un lamento que venía del fondo de los espíritus: “Ya no seremos testigos de su inconmovible paz interior en medio de la tormenta”. ¡Cómo necesitamos hoy de su inteligencia , su disponibilidad y su testimonio!

Ya en su velorio, uno de los obispos auxiliares de Caracas ofreció testimonio de la vida de santidad de este matrimonio. Para la época, era mucha la gente de Iglesia que se preguntaba “¿por qué no laicos santos?”.

Baltazar Porras, hoy cardenal arzobispo de Mérida y presidente de la comisión episcopal para la visita de san Juan Pablo II a Venezuela (1996), urgió a publicar una biografía de los esposos Calvani a fin de presentársela al Papa. Fue Lola Vidal quien recogió su trayecto de entrega al Señor.

Quizá este año centenario, que se presta a la difusión de sus vidas, de sus aportes y sacrificios por cumplir su misión, todo unido con el hilo conductor de su fe cristiana traducida en historias ejemplares, reanude el impulso de esta causa justa y noble.

Ellos fueron, sin duda, un don de Dios para ejemplo de la humanidad. Son considerados por la Iglesia como Siervos de Dios en proceso de beatificación.

Muchas personas, escribieron sobre ellos: “Su obra será recogida y editada por su trascendencia”…”Si se perdieran los Evangelios, se podrían reeditar en la vida de los Calvani”.

Arístides Calvani promovió el pluralismo ideológico y salidas democráticas a las guerras civiles en las cuales se hallaban inmersas buena parte de las naciones de nuestra región.

Fue uno de los teóricos del socialcristianismo, inspirándose en el filósofo francés Jacques Maritain. Asumió una posición contraria al “individualismo liberal y el totalitarismo marxista” y destacó el papel social de la empresa.

La docencia fue su vocación constante. Dio clases en la Escuela de Servicio Social, en la Universidad Central de Venezuela y en la Universidad Católica Andrés Bello fue profesor de Introducción al Derecho, de Filosofía del Derecho y de Filosofía Social.

Creó la Escuela de Ciencias Sociales en la Universidad Católica Andrés Bello en septiembre de 1959. El 10 de julio de 1962 fundó el Instituto Internacional de Formación Demócrata Cristiana (IFEDEC), que desde 1986 lleva su nombre.

Participó en la creación de la Central Latinoamericana de Trabajadores. Fue Secretario General de la Organización Demócrata Cristiana de América.

En su honor, la Internacional Demócrata Cristiana concede anualmente el Premio Arístides Calvani por la pazla democracia y el desarrollo humano, que han recibido, entre otros, Andrés Pastrana, Ricardo Arias Calderón y Emil Constantinescu.

Si bien es verdad que su vida de luces se apagó y que lo añoramos siempre en tiempos de crisis, también es verdad que el legado de su vocación docente pervive en frases como: “Lo importante no es lo mucho que se lea, sino lo mucho que se reflexione”.

Para los jóvenes, Calvani siempre tenía un estribillo que se adelantó a los estragos que hoy causan el frívolo relativismo y el engañoso laicismo: ”Vive como piensas o terminarás pensando como vives”. Podría, muy bien, ser lema en el próxima jornada sinodal centrada en la Juventud.

Let’s block ads! (Why?)

España: Las Religiones se unen y piden “respeto”

Califican de espectáculo bochornoso lo ocurrido en estos carnavales

Confesiones religiosas en España se han unido ante las distintas ofensas a los sentimientos religiosos vividas en las últimas semanas. En el texto firmado por la Federación de Comunidades Judías de España, la Conferencia Episcopal Española, la Comisión Islámica de España y la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España muestran “su preocupación y tristeza por las constantes y reiteradas ofensas a los sentimientos religiosos de los fieles” y piden “respeto mutuo para creyentes y no creyentes”.

“Los ciudadanos de este país, creyentes y no creyentes, hemos emprendido juntos, desde hace mucho tiempo, el camino sin retorno hacia la convivencia en libertad y en paz dentro del marco de las leyes, el reconocimiento mutuo y el respeto a los derechos humanos”, comienza el comunicado en el que se muestra que “hemos avanzado mucho, por ejemplo, en nuestra comprensión de la naturaleza perversa de sentimientos, discursos y actos discriminatorios y de odio por razones de raza, país de origen, sexo, ideología política, orientación sexual o religión. Nos hemos dotado de leyes para disuadir, perseguir y castigar las manifestaciones más graves y extremas de estos comportamientos. Y, lo más importante, y aunque aún quede mucho por hacer, hemos conseguido desarrollar una sensibilidad social compartida que señala, excluye y ya no tolera, tales comportamientos”.

Sin embargo consideran que “no sucede lo mismo, lamentablemente, con la discriminación o delitos de odio por motivos religiosos. Las ofensas contra los sentimientos religiosos aún gozan en nuestro país de una tolerancia social incomprensible. En España se profanan templos y símbolos; se hace burla y escarnio público de los referentes más sagrados de la fe religiosa de millones de personas, con total impunidad y tolerancia”.

Ponen como ejemplo lo que se ha vivido estos carnavales: “donde cristianos, judíos y musulmanes, que con distintas sensibilidades compartimos el respeto o devoción por las personas de Jesús, María y los santos de los textos bíblicos, observamos con dolor un espectáculo bochornoso con provocaciones que ninguno admitiríamos si la ofensa fuera dirigida contra los sentimientos o valores compartidos de otros colectivos”.

Ante esto hechos recuerdan que “la libertad de expresión, como se sabe, no es un derecho absoluto. Tiene sus límites, como todo derecho, y no puede invocarse para vulnerar otra libertad ni otro bien jurídico protegido por las leyes, como son la libertad religiosa y los sentimientos religiosos vinculados a esa libertad, claramente definidos y protegidos en nuestra legislación”.

Let’s block ads! (Why?)