Cómo transforma Jesús una muerte en evento de resurrección

Jovan Milosevic | Shutterstock

Cuando llamó a Lázaro del sepulcro dejó claro por qué había venido

La historia evangélica de la resurrección de Lázaro que se encuentra en Juan 11 nos muestra por qué Jesús puede amar a algunos amigos y discípulos más que a otros, por qué la muerte no es natural y hermosa, la diferencia entre resurrección y resucitación y el significado más profundo de los milagros o “signos” como se les llama en el evangelio de Juan.

A algunos les resulta difícil aceptar que Dios amara a algunas personas más que a otros. Eso no sería justo, dicen.

Pero Dios se hizo hombre. Si no amaba a algunos más que a otros, Jesús no sería plenamente humano. Porque los seres humanos tienen familia y amigos. Si bien podemos hacer el bien e incluso arriesgar nuestras vidas por un extraño, tenemos vínculos especiales de intimidad y afecto con un círculo más bien pequeño.

De doce, Jesús tenía uno especialmente amado. En el Evangelio de este discípulo amado, aprendemos que Jesús tenía una familia que era particularmente amada de esta manera. La familia era la de María, Marta y su hermano Lázaro.

Así que fue una sorpresa para todos que Jesús no acudiera inmediatamente cuando oyó que Lázaro estaba enfermo. Por supuesto que era un hombre ocupado. Pero Jesús había dejado muchas veces antes sus ocupaciones para curar a extraños. Este, por otra parte, era uno de sus amigos más queridos.

No se preocupen -explicó a sus discípulos-, esta enfermedad no terminaría en la muerte.

Imagínense su sorpresa cuando les dice unos días después que Lázaro ha muerto y que es hora de visitar su tumba. Jesús sabía lo que iba a hacer. Sin embargo, cuando fue recibido por una María desolada y sus compañeros llorosos, no los reprendió por llorar. No dijo que debían vestir de blanco y regocijarse de que su hermano finalmente había ido a casa al cielo. No, sino que lloró con ellos.

Algunas personas aceptan la muerte como una parte natural de la vida humana. Otros piensan que la muerte es simplemente un portal para la eternidad. Jesús vio la muerte como un enemigo.Su Padre nunca había tenido la intención de que lo experimentáramos. De hecho, él prohibió a Adán y Eva sólo una cosa: una fruta que los haría sujetos a ella.

La muerte vino al mundo por la envidia del diablo, no por el plan de Dios. La muerte arranca el alma del cuerpo. Desgarra a los seres queridos del abrazo de sus familias. Así, en presencia de los heridos por la picadura de la muerte, Jesús llora.

Los milagros de Jesús en los evangelios siempre surgen de su compasión por el sufrimiento. Pero siempre tiene más en mente algo más que ayudar sólo a la víctima que se encuentra ante Él. Sus obras milagrosas en el evangelio de Juan se llaman signos porque apuntan más allá de sí mismos a algo aún mayor que él hará para obtener un mayor beneficio para todos.

Por eso Jesús permitió que Lázaro muriera en primer lugar. Porque cuando lo llamó del sepulcro, Jesús estaba dejando claro por qué había venido. Su enseñanza era por supuesto sublime. Y sus curas cambiaron su vida. Pero las personas sabias y saludables todavía enfrentan el horror de la muerte. Si Jesús era realmente el salvador, tuvo que salvarnos de la tumba. Y la salvación tenía que ser permanente. La reanimación de Lázaro era sólo una suspensión de la ejecución. Unos años más tarde, los dolientes tendrían que reunirse alrededor de su cama una vez más.

Así, en presencia de la gran multitud reunida para el funeral, Jesús llamó a Lázaro fuera del sepulcro. Esta demostración del poder de Jesús sobre la muerte fue un signo de su propia resurrección venidera, y la de Lazaro y la nuestra también.

Este es el último milagro o “signo” registrado en el evangelio de Juan. Jesús sabía lo que iba a suceder. Usted y yo podríamos esperar que la noticia de este milagro, presenciada en Jerusalén por numerosos testigos oculares, condujera a la aceptación de Jesús como Señor y Mesías. Pero el Señor sabía que tendría exactamente el efecto opuesto.

Demostraba a sus enemigos cuán grande era su poder delante de Dios por lo que se convierte en una amenaza. Tuvieron que actuar con rapidez para evitar que este tipo de cosas se saliera de control.

Pero eso era todo parte de su plan. Para Él estaba en control total, incluso en esa situación límite, que incluso a Él le tocaría experimentar. Estaba dispuesto a hacerlo porque por medio de ello sabía que haría más por nosotros de lo que había hecho por Lázaro, una victoria sobre la muerte que duraría para siempre. Por eso es apropiada para este tiempo de preparación para la Pascua.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s