¿Qué está pasando en Ecuador?

AFP PHOTO / RODRIGO BUENDIA

Ecuadorean presidential candidate for the CREO party Guillermo Lasso participates in a rally outside the National Electoral Council after a press conference of the President of Electoral Council Juan Pablo Pozo, in Quito on February 21, 2017.
Ecuadoran officials denied claims of attempted fraud in a tightly-fought election as the last votes were counted Tuesday with the ruling socialists looking likely to face a hard-to-win runoff vote. Pozo said it could take until February 23 for the full results to be confirmed. / AFP PHOTO / RODRIGO BUENDIA

Análisis de las últimas elecciones y de la situación política del país

La queja se mantiene: todas las encuestas a pie de urna daban por ganador a Lasso ante el candidato oficialista…todas menos la que divulgaba Telesur, la cadena televisiva fundada y subvencionada por el gobierno venezolano.

Asuntos sospechosos como la caída de la web del organismo electoral, produciendo uno de esos “silencios estratégicos” de los cuales los votantes venezolanos tenemos amargo recuerdo.

Muchos advirtieron como nociva la presencia de técnicos electorales aportados por el CNE de Caracas, que mantenían sus manos metidas en el proceso ecuatoriano.

Guillermo Lasso, candidato opositor por CREO-SUMA, ha denunciado un fraude electoral. El triunfo del oficialista Lenin Moreno es frágil, por escaso margen y envuelto en la opacidad. Lo cierto es que el asunto está tan enredado que la oposición solicita, desde Quito, una inspección internacional de las actas de escrutinio.

La OEA avaló los resultados a favor de Moreno e invitó a resolver diferencias dentro de los marcos legales. No obstante dejó constancia de la salvedad: “La misión lamenta nuevamente el uso político que se hizo de las encuestas a boca de urna que se publicaron minutos antes del cierre de la votación. La gran disparidad entre los resultados de las distintas encuestas generó incertidumbre entre el electorado y llevó a ambos candidatos a declararse ganadores antes de conocerse los datos oficiales publicados por el Consejo Nacional Electoral”. Una explicación razonable. Pero las protestas continúan en varias ciudades, como Quito, Guayaquil y Cuenca.

Correa se apresuró a condenar los brotes de violencia: “Lo que no logran en las urnas, quieren lograrlo por la fuerza”.

Hay quienes no albergan duda de que las elecciones ecuatorianas fueron manipuladas y la voluntad mayoritaria traicionada por un descomunal fraude.

“Está calcado de los innumerables fraudes que jalonan e hicieron posible la historia de la dictadura chavista desde por lo menos el 2004*, escribió Antonio Sánchez García, analista político chileno-venezolano.

Fue puesto en práctica por las fraudo-expertas funcionarias del CNE venezolano, prestadas en solidario auxilio por Nicolas Maduro a Rafael Correa. A vista y paciencia de todo el mundo, sin despertar una sola señal de alarma, precisó.
“La incertidumbre se adueña de Ecuador”, dice Felipe Burbano en el New York Times. Una dramática jornada electoral anuncia tiempos borrascosos para el país sureño.

Continúa el comentarista político: “A pesar de que los datos oficiales del escrutinio ratifican un triunfo de Moreno sobre Lasso por 230.000 votos (2,3 por ciento de diferencia) no alcanzan para evitar que los resultados sean interpretados en el marco de la creciente polarización que domina a Ecuador, y no evitan que surja un aura de sospecha que sin duda ensombrecerá el triunfo de Moreno”.

Se trata del triunfo, por cuarto período consecutivo, de la misma fórmula política. Eso apuntala las sospechas. Podría atribuirse al populismo desarrollado por Rafael Correa, quien apoyado en su carisma personal, aparecía como el Robin Hood de los excluidos, satanizando a las élites económicas y dividiendo al país en bandos antagónicos.

Así acumuló un tremendo capital político para sus grupos de respaldo. Pero eso no habla de una corriente de aprobación para la gestión del mandatario saliente. Por el contrario, el desgaste de Correa, su proceder virulento y sus políticas era de tal modo evidente, que el propio candidato Moreno intentó deslindarse de sus modos y maneras, presentándose como un tipo conciliador, abierto al diálogo y a los acuerdos.

Pero en la segunda vuelta, a medida que el combate apretaba, volvió por sus fueros y se comportó como un Correa más. Arremetió contra Lasso en una campaña donde la suciedad era el signo distintivo.

Si Moreno logra quedarse -lo cual parece ser un hecho según tituló, como zanjando el debate, el diario El Comercio: “Moreno gana menos circunscripciones pero obtiene ventaja en el cómputo total”- tendrá retos importantes para estabilizar el descarrilado tren y ponerlo de nuevo en ruta.

Ante todo, convencer a la gente de que es, en verdad, el que corrió en la primera vuelta y no el ácido y belicoso que emergió en la segunda. Tendrá que hacer frente a una crisis económica que hereda, aún cuando se cuidó de no airearla en su agenda de campaña.

¿Se atreverá a poner en marcha el ajuste macroeconómico que se le viene encima? ¿Será su liderazgo suficientemente sólido como para no sucumbir en el intento? ¿Se mantendrá en el “frente de defensa” de Correa, cual es el ataque, convirtiendo en enemigo a cualquier disidente, al mejor estilo de Hugo Chávez en Venezuela? ¿Adoptará la cartilla de Nicolás Maduro, quien se aferró a las maneras y procedimientos chavistas a pesar de que –sobre todo en política y en este continente- nunca segundas partes fueron buenas?

Muchas preguntas que dependen de una primera duda a despejar: la transparencia de un resultado que mantiene en zozobra a los ecuatorianos y en riesgo el precario equilibrio de un país que debe verse en el espejo venezolano.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s