Oración a Jesús crucificado

© Photosebia / Shutterstock

Una poderosa oración dentro de la Iglesia católica

Para rezar los viernes o para meditarla a tres de la tarde en recuerdo de la crucifixión de Nuestro Señor en nuestro favor:

Heme aquí, o buen y dulce Jesús. De rodillas ante tu divina presencia te pido y suplico, con todo el fervor de mi alma que te dignes grabar en mi corazón los más vivos sentimientos de fe, de esperanza y de caridad, de verdadero arrepentimiento de mis pecados y la voluntad firmísima de enmendarme, mientras que con sincero afecto e íntimo dolor de corazón considero y medito en tus cinco llagas, teniendo muy presentes esas palabras que el profeta David ya decía de ti, o buen Jesús: “Traspasaron mis manos y mis pies, y contaron todos mis huesos”.

(Indulgencia plenaria en las condiciones de costumbre para quien reza esta oración frente a la imagen del Crucificado, después de la comunión – Pío P P. IX 31 de julio de 1850)

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s