¿Dónde está Maddie, 10 años después?

Un caso que dio la vuelta al mundo y que, lejos de haberse resuelto, cada año se enreda más

Hoy 3 de mayo se cumplen diez años de la desaparición de Madeleine Beth McCann, “Maddie”, de su habitación (la 5-A), en las instalaciones del resort Ocean Club, situado en la exclusiva zona de Praia da Luz en el Algarve portugués.

Un caso que dio la vuelta al mundo (la pequeña tenía tres años de edad en aquel entonces) y que, lejos de haberse resuelto, cada año se suman nuevas hipótesis sobre el paradero de “Maddie”, o sobre si aún vive (lo cual puede ser perfectamente posible).

La policía e investigadores de todo género de profesiones –lo mismo que caza fortunas y charlatanes—han especulado y generado mil versiones sobre lo sucedido entre las 21:00 y las 21:30 horas de aquel cálido 3 de mayo de 2007, en el sexto día de vacaciones de Kate y Gerry McCann, un matrimonio de Leicester, Inglaterra). Tantas que incluso Kate y Gerry han sido inculpados; así como sus otros cinco amigos que departían con ellos aquella noche en un restaurante de tapas a tan solo 50 metros del Ocean Club.

Según la reconstrucción de los hechos y las diversas confesiones de todos los que pudieron haber tenido contacto con quien secuestró a “Maddie”, la última vez que alguien la vio con vida fue su padre, Gerry, a quien a las 21:00 le había tocado la ronda para ir a asegurarse que sus hijos (“Maddie” y dos gemelos, Sean y Amelie) y los de sus amigos estaban bien.

Al salir de la habitación y cerciorarse de los otros pequeños, Gerry se entretuvo platicando con uno de su grupo que no había asistido a la cena por atender a su hijo un poco enfermo. Fue entonces cuando otra persona –Jane Tanner—vio o creyó ver a un hombre con una niña de pijama rosa en brazos caminando con rapidez.

Dado el contexto de familias vacacionando con hijos pequeños, Jane no dio la menor importancia al asunto. Tampoco se la dio quien hizo la ronda de las 21:30, Matthew Oldfield, quien no se cercioró si “Maddie” estaba en su cama, toda vez que vio a los gemelos durmiendo en sus cunas de viaje.

La ronda de las 22:00 horas correspondió a Kate y fue cuando empezó el calvario que cumple hoy una década: la cama de “Maddie” estaba vacía, la ventana de su cuarto, que daba al estacionamiento del resort, abierta y sí, los gemelos durmiendo. “Maddie”, en nueve días más (el 12 de mayo) cumpliría tres añitos.

Pero, ¿fue un secuestro?

Las líneas de investigación han sido múltiples: desde un secuestro y asesinato, pasando por la posibilidad de que una banda dedicada a la explotación sexual de menores la hubiera raptado y hasta la sospecha de que hubieran sido sus propios padres, Kate y Gerry, los responsables de su muerte.

“La mujer de púrpura” es ahora y según algunos, la principal sospechosa de la desaparición de “Maddie”. Una testigo, Jenny Murat, de 79 años, la vio rondando en la noche en que desapareció la niña británica mirando hacia los apartamentos, “mirando atentamente (…) de pie en la esquina de la calle”, ha vuelto a contar a los medios ahora que se cumple una década de la desaparición de Madeleine.

“Me llamó la atención porque estaba vestida con ropa color ciruela púrpura. Me pareció raro. No es habitual una mujer sola en la esquina de una calle, mirando un edificio”, ha dicho Jenny Murat. La policía cree que la mujer tenía una conexión con un trabajador del Ocean Club. Y que este es el eslabón de la cadena de la verdad. Pero nadie sabe dónde está “la mujer de púrpura”.

Otros hablan de que el matrimonio McCann sedó a “Maddie” y la niña murió mientras ellos cenaban. Esta es la declaración del detective Gonçalo Amaral, quien lideró la investigación en Portugal durante varios años y ha escrito un libro en el que acusa a los padres de ser los autores del asesinato de su hija. Incluso se ha dicho que los McCann cremaron el cuerpo de “Maddie” en una iglesia cercana…

Finalmente, existe la hipótesis de que o bien “Maddie” fue secuestrada para ser vendida por una red de trata de esclavos en Mauritania o que la pequeña abandonó la habitación por sí misma, buscó a sus padres y fue a dar con una rede de traficantes de personas que la llevaron a Europa Oriental.

Sea como fuere, Kate y Gerry, ambos médicos de profesión, no han dejado la esperanza de encontrar a “Maddie” con vida. Y el mundo también.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s