Padre Múgica: Mártir por la causa de los pobres

Se cumplen 43 años de su asesinato

Se cumplen 43 años del asesinato del sacerdote argentino Carlos Mugica. Mientras en los medios argentinos vuelve a emerger el debate por la gran crisis surgida meses después de su asesinato, vuelve a ser motivo de recuerdo la figura de un sacerdote que como recordaba el presidente del episcopado argentino José María Arancedo en 2014, “vivió su fe y ministerio en comunión con la Iglesia y al servicio de los más necesitados”.

Carlos Mugica nació en 1930, en una familia “acomodado”. Pero renunció a muchas cosas, eligió el sacerdocio, y en sus primeros años como presbítero de la arquidiócesis de Buenos Aires se dedicó a los jóvenes y a los pobres y excluidos.

Le tocó vivir los tiempos de una Argentina convulsionada socialmente y el inicio de una resistencia juvenil que reclamaba el regreso de Juan Domingo Perón, exiliado desde 1955.

Mugica creía que con el movimiento peronista “la clase trabajadora empezó a sentirse gente, empezó a sentirse protagonista”, según dice en Peronismo y Cristianismo. Muchos, desde la misma Iglesia, creyeron cosas radicalmente distintas sobre Perón. Entre muchos católicos argentinos ambas posturas persisten hasta el día de hoy y provocan dolorosas discusiones que incluso nuevas generaciones asumen.

La obra Peronismo y Cristianismo de Mugica, que debe ser leída en su contexto, presenta gran parte de su pensamiento con citas al magisterio social, tanto a nivel pontificio, como del episcopado y de los teólogos argentinos del momento. Pero más allá de su activismo, lo que más unánimemente se reconoce es su entrega a los más necesitados. En una ocasión dijo: “Señor, sueño con morir por ellos: ayúdame a vivir para ellos. Señor, quiero estar con ellos a la hora de la luz”.

Mugica, que alertaba que “ningún sistema humano jamás realizará todos los valores evangélicos”, formó parte del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo (MSTM), aunque discutía en su seno algunas posturas como las que rechazaban el celibato y la justificación de la violencia. Es sobre este último punto que algunos que lo seguían y fueron nutriendo guerrillas en el país fueron distanciándose de sus enseñanzas. “Como dice la Biblia, hay que dejar las armas para empuñar los arados” llegó a decir tras el regreso de Perón.

El padre Mugica, popular referente social por entonces, fue asesinado aparentemente por el grupo paramilitar de la derecha peronista AAA (Alianza Anticomunista Argentina) la noche del 11 de mayo de 1974, tras celebrar Misa en la iglesia de San Francisco Solano. La disputa hacia adentro del Peronismo en la década del 70 lo contó entre sus víctimas más queridas, e incluso distintas hipótesis sobre la responsabilidad de su asesinato se mantienen hasta el día de hoy, ya que algunos sostienen que lo podría haber matado la guerrilla Montoneros. En las filas de ese grupo había numerosos militantes que en algún momento lo habían seguido, pero que se distanciaron de él tras su insistencia en el abandono de la violencia.

Tras el asesinato de Mugica, sus restos fueron velados ante el peregrinar de miles, en una Argentina ya convulsionada por la violencia y el miedo. Meses después, moriría Perón, y al poco tiempo, comenzaría en la Argentina la última dictadura militar, período durante el que fallecieron y desaparecieron miles de personas, y se perpetraron, incluso desde el Estado, horrorosos crímenes que por estos días vuelven a abordarse en la agenda pública por un fallo de la Corte Suprema que podría reducir penas a algunos condenados. Las heridas de aquella época siguen abiertas.

Tras estar años sepultado en el Cementerio de la Recoleta, los restos de Mugica fueron finalmente depositados en la parroquia Cristo Obrero, en la Villa 31, en 1999, gracias a, como recuerdan los sacerdotes de la Villa hoy, una gestión del obispo Jorge Mario Bergoglio.

En el 40 aniversario de su asesinato el cardenal Mario Poli, Arzobispo de Buenos Aires, recordaba:  “El homicidio del Padre Mugica fue un verdadero martirio. Mártir de veras por la causa de los pobres. Así lo revelan los cuadritos que cuando entramos en las casas, en las villas, en los altarcitos, al lado de la Virgen de Luján, de San José, de San Expedito, siempre hay un cuadrito del Padre Mugica. Creo que es el mejor recuerdo, el recuerdo doméstico, los familiares, los que tienen en las casas. Ahí sí que se le reza, se lo quiere, se lo recuerda con cariño”.

Y en otro pasaje de su mensaje, aseguraba el cardenal Poli: “Estos días vi un libro por ahí echando la culpa a alguien por ahí de su homicidio, vaya a saber… En algún momento se hará justicia. Pero, supongamos que el Padre Carlos reciba a alguno de sus homicidas en el cielo. ¿Qué le va a decir? ¡Él es cura! Le daría la mano”.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s