El Papa: Con María, humildad no es virtud de débiles sino de fuertes

“Cada vez que recitamos el Rosario, en este lugar bendito o en cualquier otro lugar, el Evangelio prosigue su camino en la vida de cada uno, de las familias, de los pueblos y del mundo”, dice el Pontífice en Fátima

Bergoglio se presentó hoy como un peregrino entre peregrinos en el santuario en territorio portugués para pedir a la Virgen María, “madre tierna y solícita” por los “desheredados e infelices, a los que se les ha robado el presente”, “los huérfanos” y las “víctimas de la injusticia”.

Cada vez que miramos a María volvemos a creer en lo revolucionario de la ternura y del cariño. En ella vemos que la humildad y la ternura no son virtudes de los débiles sino de los fuertes, que no necesitan maltratar a otros para sentirse importantes”, expresó el papa Francisco saludando a los peregrinos congregados en el Santuario de Fátima este viernes 12 de mayo de 2017.

De hecho, los aparentemente débiles son los custodios del mensaje de Fátima desde las primeras apariciones marianas en la Cova da Iria en 1917, cuando la Virgen confío sus palabras a tres niños, campesinos, analfabetas; Lucía (10 años), Francisco (9 años) y su hermana Jacinta (7años).

En la capilla de las Apariciones del santuario mariano, el Obispo de Roma rezó: “Oh Señor, por culpa del orgullo de mi corazón, he vivido distraído siguiendo mis ambiciones e intereses, pero sin conseguir ocupar ningún trono. La única manera de ser exaltado es que tu Madre me tome en brazos, me cubra con su manto y me ponga junto a tu corazón. Que así sea”.

Por último, los fieles y peregrinos se unieron al Pontífice para rezar el rosario, quien se presentó como “un obispo vestido de blanco”, usando las palabras de la Virgen de Fátima, presentes en el tercer secreto revelado a los tres niños pastores.

El Sucesor de Pedro ha querido que su 19º viaje apostólico no tenga discursos a las autoridades o visitas oficiales. “Me presento como peregrino de la paz”, dijo en la oración ante la Virgen horas antes.

Hay que anteponer la misericordia al juicio y, en cualquier caso, el juicio de Dios siempre se realiza a la luz de su misericordia. Por supuesto, la misericordia de Dios no niega la justicia, porque Jesús cargó sobre sí las consecuencias de nuestro pecado junto con su castigo conveniente. Él no negó el pecado, pero pagó por nosotros en la cruz”, expresó.

También citó a Pablo VI, el primer papa que comenzó los viajes apostólicos a este santuario mariano, en ocasión de su 50 aniversario (1967). De esta forma Fátima se convirtió en un lugar obligado de peregrinaje para los papas.

En una ceremonia que presidirá mañana, sábado 13 de mayo, Francisco canonizará a los dos niños más pequeños del grupo de tres que vieron a la Virgen María.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s