3 consejos para no dejar de ser mujer mientras conquistas el mundo de los hombres

No tengas miedo de asumir las cosas que te incluyen en el “bello sexo”

El movimiento feminista ha logrado grandes avances en más igualdad entre hombres y mujeres a los ojos de la ley y en el ámbito laboral. Pero a veces me parece que van demasiado lejos, hasta el punto de animar a las mujeres a abandonar las características que las diferencian de los hombres.

Estoy viendo la serie The Crown en Netflix y estoy sorprendida por la elegancia que exhibe la Reina Isabel mientras se abre camino entre las presiones por ser una monarca joven y mujer en una época en la que los hombres todavía dominaban la esfera política. Isabel consigue cumplir con sus deberes de maravilla y con seguridad, alternando refinados sombreros con unas responsabilidades diplomáticas que siempre se habían considerado más apropiadas para los hombres.

Isabel –de cara al mundo exterior, al menos– no monta ningún revuelo por el hecho de ser mujer. No finge ser un hombre en el cuerpo de una mujer, sino que continúa decidida a cumplir con su deber sin renunciar a sus encantos femeninos… ni a su lápiz de labios.

Por supuesto, no todas las mujeres se identifican con los estereotipos de típica “mujer coqueta”, y esto está bien. Pero para esas mujeres que tengan dificultades para expresar aspectos de su feminidad en una sociedad repleta de todo tipo de presiones de género, los siguientes consejos podrían ser de ayuda:

1. Aprende a celebrar las diferencias en vez de negarlas

La ciencia nos dice que, de hecho, los cerebros de hombres y mujeres están programados de forma ligeramente diferente, lo cual hace de la variedad de nuestras reacciones y el contraste de comportamientos un fenómeno natural. Las diferencias a veces hacen que la vida sea un poco frustrante –para ser sinceros–, pero por lo general, el contraste entre los sexos es complementario y mantiene el mundo equilibrado.

Es importante recordar que los instintos femeninos son un fenómeno natural y sano y que la feminidad tiene cabida en todas partes. Si bien ir en tacones al gimnasio pudiera no ser apropiado (aunque seguro que es un entrenamiento tremendo para los gemelos), sin duda sí pueden serlo los pendientes de perlas y algo de esmalte de uñas rosa.

Como mujer, si tienes algo que la mitad de la población no tiene, en vez de intentar entrar en un molde que no se hizo a tu medida, no temas aceptar las cosas que te definen como mujer, con la seguridad de que muchas de esas cosas hacen del mundo un lugar más encantador.

2. Evoca a algunas heroínas femeninas

Aunque la Reina Isabel II se ha convertido hace poco en mi ídolo de poder femenino, hay muchas otras mujeres que manifiestan tanto feminidad como virtudes típicamente asociadas a hombres fuertes. Elle Woods, del libro y la película homónima Una rubia muy legal, demostró que el lápiz de labios se puede usar siempre. Taylor Swift sigue en un puesto dominante en una industria preeminentemente masculina, sin perder su característico estilo femenino.

Tilly Grant, personaje del libro convertido en serie de televisión en Reino Unido, The Flame Trees of Thikaha sido una inspiración para mí durante años. Ella trabajaba normalmente con una camisa blanca de encaje y finos pendientes, sin perder un impertérrito espíritu entre todo tipo dificultades, enfermedades, sequías e infortunios, con el objetivo de ayudar a su familia a ganar una fortuna en una pequeña granja de Kenya.

También está Annie Oakley, una reputada francotiradora del viejo Oeste estadounidense, que derrotaba a los hombres llevando una linda falda bordada, con pendientes y una impecable cabellera ondulada que caía desde su sombrero de vaquera.

Y hoy en día tenemos inspiración femenina en Annie Thorisdottir, Katrin Davidsdottir y Camille Leblanc-Bazinet, todas deportistas de élite que realizan unos entrenamientos de halterofilia increíbles aportando su grano de feminidad, con ropa deportiva rosa y rímel impermeable.

Cuando dudo sobre si llevar un vestido cuando todo el mundo irá en pantalón, a veces me pregunto: “¿Qué haría Mindy Lahiri [de The Mindy Project]?”. Podrán decir lo que sea de su desastrosa vida personal, pero esa chica no se anda con miramientos a la hora de defender su feminidad. Y eso es superinspirador.

3. Deja de temer los juicios de los demás

La feminidad es mucho más que simplemente vestir rosa o vestidos de volantes. Pero ciertas expresiones externas de los instintos inherentemente femeninos pueden servir de mucho para empoderarte para abrazar tu lado femenino.

No tengas miedo de las personas que puedan juzgarte por expresar algo que una parte pura y buena de tu persona. Lo más probable es que te ganes el respeto de los hombres por ser un faro de sofisticación en un mundo áspero y que otras mujeres sigan tu ejemplo.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s