Cientos de artistas cantan por la unidad y la paz

“Una canción puede transformar corazones”

Más que una canción, Eleva tu voz, es un bello himno compuesto y producido por el músico y cantautor católico Kiki Troia quien tuvo hace algunos años la brillante iniciativa de invitar a cientos de músicos y artistas de habla hispana de distintos países para cantar por la unidad y la paz.

Son pocos los músicos católicos que han realizado una producción musical de semejante envergadura. Detrás de esta singular e inédita hazaña está un hombre que no solo es un sobresaliente músico sino también un ser humano con inusual sencillez y humildad, capaz de forjar genuina amistad y colaboración con muchos músicos en distintos lugares de América y Europa.

Aunque parecía imposible o cuanto menos “descabellado” reunir a cientos de músicos para interpretar una canción, Kiki tenía un sueño al que no estaba dispuesto a renunciar.

En una entrevista exclusiva para Cecilia Music, Kiki nos cuenta que la idea de realizar una canción para unir a muchos cantantes y artistas surgió en el año 2011 cuando en una de sus giras por Venezuela recibió de regalo un cuatro venezolano (el instrumento típico de cuerdas de ese país sudamericano).

A medida que se familiarizaba con el instrumento surgía la melodía que en poco tiempo tuvo forma para ponerle letra al estribillo.

Desde el inicio, la intención de Kiki fue reunir un masivo número de cantantes y músicos, muchos había conocido a través sus múltiples viajes por Latinoamérica: “En estos años (más de veinte) trabajando en la música y girando de un lugar a otro, me ha tocado conocer muchísimos músicos de gran capacidad profesional pero que no son conocidos en otros lugares. Entonces, pensé que (a través de la canción) había una buena oportunidad a dar a conocer a músicos que parecen estar escondidos y que tienen mucho talento. Entonces, estaba dando vueltas pensando cómo se podría contactar con cada uno de ellos para grabar la canción y se me ocurrió hacer una convocatoria virtual a través las redes sociales, abierta a cualquier músico que quisiera participar,” nos comenta.

Sin embargo el proceso para realizar su sueño no fue inmediato. Fue en el año 2013, después de haber realizado los arreglos para la canción oficial de la JMJ de Río de Janeiro cuando la idea comenzó a tomar mayor forma, ya que logró comprometer a varios cantantes y artistas que no pudieron participar en la grabación de la canción oficial de la JMJ.

Eran muchos los músicos interesados en el proyecto de Kiki. No obstante, le tomó algún tiempo adicional realizar todas las preparaciones para la canción. En vista que la convocatoria para unir esfuerzos artísticos no incluía remuneración, todos los artistas contribuyeron al proyecto de forma gratuita.

Debido a la ausencia de financiación, la labor de revisar cada uno de los audios y videos enviados por aproximadamente trescientos cincuenta músicos fue titánica. El trabajo involucraba mucha responsabilidad y era demasiado grande para delegarlo en otra persona. Kiki sentía la obligación de dar adecuado mérito y consideración al esfuerzo de cada músico.

Ante la difícil situación, fue el propio Kiki quien que trabajó durante prolongados meses en la selección las voces, instrumentos y arreglos. Teniendo disponibles una gran cantidad de audios e imágenes no era fácil decidir cuáles serían las voces principales de solista y escoger las frases a ser acompañadas de coros eligiendo los mejores arreglos propuestos por distintos grupos.

Al mismo tiempo había que incluir decenas de músicos que enviaron sus propias interpretaciones con instrumentos de sonidos tradicionales como el de un “cello” y otros menos convencionales como sonidos de un “charango” y un “ronroco” (una especie de charango con tamaño más grande y sonido más grave).

Además de la mezcla de audio, fue necesario seleccionar, procesar, editar y mezclar miles de imágenes para el video clip que muestra a los artistas cantando o tocando los instrumentos en forma simultánea. Por este motivo, la riqueza de esta producción audiovisual es extraordinaria: se fusionaron una diversidad de imágenes y audios profesionales con otros elaborados en forma más casera.

Desde el momento en que se lanzó la convocatoria, a mediados de 2014, hasta el momento en que se terminó la canción transcurrieron más de doce meses. Finalmente, la canción con el video clip estuvieron listos para formar parte de su álbum Es lo que hay que fue lanzado en noviembre 2015 y que se encuentra disponible en las tiendas de música digitales.

La producción audiovisual de Eleva tu voz es digna de destacar debido a que son escasas las oportunidades de ver a un gran número de artistas juntos cantando un tema que promueve la paz y la unidad.

Podemos asegurar que esta canción no tiene precedentes. Es verdaderamente única porque además de contar con la participación de decenas de destacados intérpretes incluye también decenas de talentosos músicos que propusieron los arreglos de los instrumentos.

Adicionalmente, casi en el epílogo de la canción, Kiki introdujo voces de niños pequeños que dan a la melodía un toque sublime e inspirador. Sin duda, es necesario ver el video para disfrutar de esta extraordinaria canción.

“Considero que fue una experiencia maravillosa. Llevo 23 años sirviendo a Dios a través de la música y siempre tuve el deseo de hacer un trabajo no tan grande (de hecho nunca me había imaginado algo con tanta gente y con tantos músicos), pero siempre había querido compartir una canción con los amigos más íntimos. Y en esta canción no solo participaron ellos sino que participó una cantidad de personas de muchos lugares y países. Yo no me imaginé que se atreviera a participar gente que inclusive no recuerdo haber conocido en algún momento, pero que evidentemente tenían conocimiento de mi trabajo. Entonces fue una gran alegría y satisfacción y también una gran bendición de Dios”, añade Kiki.

Entre algunos de los principales intérpretes de Eleva tu voz se encuentran: Eduardo Meana, Daniel Poli, Gisela Lubary, Carlos Seoane, Florencia Nápoli, Silvia Dale, Sebastián Acuña, Estefania Inzeo, Evelyn Inzeo, Sebastián Golluscio, y Athenas (Argentina); Migueli, Nico Montero y Rogelio Cabado (España); Bernardo Quesada, Alejandro Hernández, Silvano Quiroz, y Martin Valverde (Costa Rica); Luis Enrique Ascoy y Daniel Armas (Perú); Fernando Leiva y Marco López (Chile); Wilfredo Ontiveros (Venezuela), Mónica Arroyo, Paola Rimada Diz, René Guardado, Eduardo Ortiz Tirado, Anelly Nájera, y Cristy Villaseñor (México); Luz Dary Herrera y Giovanni Corredor y Miriam Villalobos (Colombia); Marlene Duarte, Christian Arzamendia y Fernando Rivas (Paraguay); Rosabely Ibarra, Jorge Ochoa, Alexander Díaz, Erick Ramirez, y Erick Quinteros, (Cuba), María Carmen Barria y Luis Arteaga (Panamá), entre otros.

También incluye prestigiosos coros y agrupaciones tales como Acrisolada (Cuba), Coro Fe Mayor (México), Divina Misericordia (Venezuela), Adonai y Cantaré (Perú), Magnificat (Colombia), Vive (Argentina) y otros músicos con talento (no solamente católicos sino también de otros credos y denominaciones que no podemos mencionar con nombre y apellido) que aportaron diversos arreglos de instrumentos. De hecho, existe una segunda versión completa de la canción que cuenta con la participación exclusiva de artistas cubanos.

Aun luego de completar semejante esfuerzo de voces e instrumentos de más de trescientos cincuenta artistas, Kiki cree que su tarea de ser puente y unión no ha terminado. Existen posibilidades de hacer en el futuro alguna cosa similar con una canción diferente. De hecho, le encantaría volver a reunir una gran cantidad de personas por ser una experiencia enriquecedora.

Además hubo varios amigos que se quedaron con las ganas y no pudieron participar por cuestiones de tiempo y de trabajo. La intención queda latente y realizar otra hazaña similar dependerá de las oportunidades.

Entretanto, a Kiki no le faltan proyectos como músico y arreglista. Por ahora está ocupado en trabajos para Nico Montero, Cristy Villaseñor, Martín Valverde y con el nuevo grupo Laudato.

Al mismo tiempo, está preparando un nuevo disco con canciones sobre experiencias con su familia y amigos para dar testimonio de lo que vive, percibe y de aquellas cosas que Dios va realizando en su vida. Sin duda, este notable músico está completamente convencido que tiene todavía mucho para dar y para compartir en su misión evangelizadora.

Tal como él mismo expresa y concluye: “Una canción puede cambiar el mundo, una canción puede transformar corazones, una canción puede salvar una vida”.

Por Cecilia Music

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s