Alejandro Sanz, Shakira… todos miran a Venezuela gracias a este violín

AFP PHOTO / CARLOS BECERRA

Opposition activist Wuilly Arteaga shows his broken violin during a protest in Caracas, on May 24, 2017.
Venezuela’s President Nicolas Maduro formally launched moves to rewrite the constitution on Tuesday, defying opponents who accuse him of clinging to power in a political crisis that has prompted deadly unrest. / AFP PHOTO / CARLOS BECERRA

La solidaridad mostró su mejor cara con el violinista de las protestas en Venezuela, a quien la GNB le arrebató su música

Willy Moisés Arteaga es uno de los tantos jóvenes que salen a las calles de Caracas a manifestar. Se ha vuelto icónico en las protestas porque él es diferente: no lleva escudos, ni máscaras antigases, ni ataja bombas lacrimógenas, ni enfrenta a los represores.

Pero su coraje no es menor: se para ante a los tanques con su violín interpretando los acordes del Himno Nacional. Él quiere tocar,  además de las cuerdas, la fibra patriótica de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), lograr que, aunque sea por un momento, recuerden que son también venezolanos y detengan la violencia contra su propio pueblo. Pero eso fue más subversivo que todo lo demás. Y un buen día, de estos sesenta y pico que llevamos de protestas ininterrumpidas, concretamente el 24 de mayo pasado, le quitaron su violín de un arrebatón.

Willy se aferró a su instrumento y la GNB tiraba de las cuerdas, hasta que el violín se rompió. Lo quebraron. Pero no pudo quebrar la voluntad del muchacho que explicaba: “No vine a pelear vine a tocar”.

No contentos con eso, los funcionarios le quitaron su teléfono celular y una bandera de Venezuela que tenía en su espalda.

“Reventaron mi violín. ¿Hasta cuándo vamos a estar con esto?”, decía con voz entrecortada y el rostro cubierto en lágrimas mientras contaba en un video para NTN24 que se encontraba tocando durante la protesta cuando un grupo de motorizados de la GNB se le acercó.

“Uno de ellos me agarró el violín por las cuerdas. Yo no lo solté. Después comenzó a arrastrarme con la moto por toda la avenida y dio la vuelta. Me pasó por encima, me lastimó la pierna y tuve que soltar el violín porque no pude más. Ellos lo agarraron y me quedé como cinco minutos diciéndoles que me lo devolvieran”, expresó.

Alguien, aparentemente otro guardia compadecido, lo quitó a quien lo tenía y se lo devolvió. De paso, Willy tuvo un gesto de nobleza: “Le di un abrazo al guardia y salí corriendo”, detalló el joven violinista.

Su historia se propagó a velocidad de tuits y la gente, muy impresionada, comenzó a movilizarse para ayudar a Willy. En segundos, se hizo viral el video donde lloraba de frustración con un piquete de guardias como cortina de fondo.

En tiempo récord Willy tenía otro violín.  Recibió un nuevo instrumento musical regalado por el ciudadano Paolo Lena y su hijo Alessandro, justo al día siguiente, jueves 25 de mayo. El niño Lena buscó al joven músico hasta dar con él y, entregándole el violín, le dio un fuerte abrazo.

Willy es un símbolo de lo que somos los venezolanos, gente pacífica, amante de la libertad y la sana convivencia. Nos gusta arreglar las cosas por las buenas. Como buenos caribeños, a todo le ponemos música. Es por eso que el caso de Willy movió fibras muy profundas. No solo agredieron a un  joven, también pretendieron callar su melodía. Ambas cosas revolvieron a este país y a otros también.

El cantante español Alejandro Sanz, tan querido en Venezuela por su permanente respaldo y fraternidad con nuestra causa por la democracia, le prometió otro violín. Y Shakira otro que aseguró le llegaría con su autógrafo.

Igualmente, “Oscarcito”, otro famoso músico, le envió un mensaje a través de sus cuentas en las redes sociales: “Por favor, a quien lo conozca, díganle que me comprometo personalmente a obsequiarle un violín nuevo. Y se lo llevaré autografiado con las firmas de @marcanthony y @alejandrosanz (…) y artistas venezolanos como  @RicardoMontaner y @FRANCODEVITA ¡Será el violín más bonito y lleno de fuerza que un violinista pueda tener. ¡Le doy mi palabra de hombre!“. Y así mucha gente. Y es que su historia conmovió y generó una adhesión multitudinaria que traspasó las fronteras.

En un video casero Willy agradeció el gesto de tanta gente: “Fueron tantos los instrumentos que me han ofrecido que se me ha ocurrido la idea de hacer un concierto, apóyenme para ver si podemos lograrlo y así poder recaudar todos estos instrumentos que las personas me han ofrecido, para donárselo a niños que quieren estudiar música”.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s