3 métodos alternativos eficaces para dejar de fumar

Para vencer la adicción al tabaco, prestad atención a estos eficaces métodos alternativos, quizás poco conocidos. Christian Chevalier, experto tabacólogo, nos presenta tres métodos y nos previene sobre los que no funcionan.

El 31 de mayo es el Día Mundial Sin Tabaco. Si vas a aprovechar para tomar la (¡acertada!) decisión de dejar de fumar, aquí tienes 3 métodos alternativos para ayudarte. Nos los aconseja Christian Chevalier, tabacólogo y presidente de Afdet (Asociación Francófona de Diplomados y Estudiantes de Tabacología).

Ante todo, nos recuerda Christian Chevalier, hay que saber que existen dos tipos de dependencia al tabaco: dependencia física y dependencia psíquica. “Todos los fumadores habituales son dependientes psíquicos y, entre ellos, algunos son, además, dependientes físicos”, explica el tabacólogo.

La dependencia psíquica está vinculada a los hábitos ejercitados por el fumador: tiene el hábito de fumar con tal amigo, así que va a encenderse un cigarro cuando se reúne con él, o tiene el hábito de fumar en ciertas situaciones, como cuando toma café por ejemplo. En este tipo de dependencia, el cuerpo reacciona a una costumbre, pero no es más que una apetencia. En cambio, la dependencia física corresponde a una necesidad: el cuerpo del fumador es dependiente a los productos de la combustión del tabaco”.

Para saber en qué categoría de fumador se encuentra uno, Christian Chevalier aconseja responder a un cuestionario elaborado por un tabacólogo. De hecho, los métodos descritos a continuación son eficaces para tratar la dependencia psíquica. La dependencia física se trata con sustitos nicotínicos.

Método n°1: terapias cognitivo-conductuales

En el caso de los dependientes psíquicos únicamente, la adicción al tabaco puede tratarse con terapias cognitivo-conductuales (TCC). “La parte conductual consiste en encontrar una actividad que reemplace un comportamiento que desemboca en encender un cigarrillo”, indica Christian Chevalier. “La parte cognitiva consiste en cambiar en el fumador su percepción del cigarro, de manera que lo vea no como un amigo, sino como un enemigo”.

Por ejemplo, al comienzo del tratamiento el fumador debe escribir una carta de ruptura con el tabaco, como quien termina una relación con alguien. “Esto obliga a reflexionar sobre qué ha supuesto el cigarro y por qué lo dejamos”, destaca el tabacólogo. “¡A veces algunas cartas son muy duras! Luego se aconseja que la persona conserve esa carta para volver a consultarla más adelante”.

Método n°2: la hipnosis

La hipnosis es un método que puede funcionar con los dependientes psíquicos, según confirma Christian Chevalier, pero hay que saber que existen personas que no son receptivas a la hipnosis, así que los resultados no están garantizados.

“Para los que consiguen dejar el tabaco”, añade el experto, “a menudo lo fundamental no es la hipnosis en sí, sino la relación con el terapeuta”. Tener una buena relación terapeuta-paciente es primordial para el éxito de este método.

Método n°3: la meditación

Es un método que funciona muy bien, asegura Christian Chevalier, en el caso de la dependencia psíquica. “Si eres aficionado a la meditación, podrías modificar tu pensamiento sobre el tabaquismo”, asegura. “También se considera una parte de las terapias cognitivo-conductuales”.

¡Atención a los falsos métodos milagrosos!

Algunos métodos que se presentan como infalibles para dejar el tabaco son, según Christian Chevalier, totalmente inútiles. “Es el caso del láser utilizado para estimular los diferentes puntos de acupuntura sobre el cuerpo, y de la auriculoterapia, que consiste en estimular puntos de acupuntura en la oreja. ¡Las sesiones son muy caras y no funcionan en absoluto!”.

La acupuntura no sirve para dejar de fumar. “No obstante, permite al fumador estar en las mejores condiciones para dejar de fumar”, matiza el tabacólogo. “No es una técnica para dejar de fumar, sino una técnica de acompañamiento, como la sofrología, por ejemplo”.

La lucha contra el tabaco es más importante si cabe si consideramos que, además de todos los daños que causa (cáncer de pulmón, problemas circulatorios y cardiacos…), tiene un efecto nocivo adicional para las mujeres, recuerda Christian Chevalier. En efecto, el tabaco modifica el equilibrio hormonal femenino y lo aproxima más al de los hombres, con todas las consecuencias que ello entraña: sistema piloso más desarrollado, agravamiento de las cuerdas vocales, aumento de peso en el abdomen… ¡Suficiente para reforzar la motivación para vencer la dependencia!

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s