Salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, ¿una amenaza para el futuro del mundo?

Se veía venir, pero no de esta manera

El día de ayer, en Washington, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la salida de su país del Acuerdo de París sobre el cambio climático y, con ello, echó abajo un esfuerzo de 194 países (incluyendo el suyo) para detener, entre otras cosas, el calentamiento global.

Trump avisó al mundo de este mutis a una semana de haberse reunido en Roma con el Papa Francisco, quien es el líder indiscutible –tras la encíclica Laudato Si’—de la necesidad humana del cuidado de la casa común y de no subordinar los intereses de una nación sobre todos los pueblos de la tierra.

Justamente ese fue el meollo del anuncio del primer mandatario estadounidense. En el llamado Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, Trump ha dicho –palabras más, palabras menos– que entre los intereses de la humanidad y su promesa de “volver a hacer grande a Estados Unidos”, él escogía la segunda vía.

Renegociar sin conceder

Ciertamente, ha dejado la puerta abierta (o casi abierta) para renegociar el Acuerdo de París, bajo otras condiciones multilaterales, u otro Acuerdo bajo las condiciones que impongan los estadounidenses. Es decir, bajos sus propias condiciones.

“Nos estamos saliendo (del Acuerdo de París) para empezar a negociar y vamos a ver si podemos alcanzar un acuerdo justo; si lo logramos, grandioso, si no, está bien”, acotó el presidente.

A través de un juego de palabras, Trump dijo que fue electo “para (defender) a la gente de Pittsburgh y no a la de París”, ahondando la distancia con la Unión Europea, misma que ya se había producido la semana pasada tras las reunión con la OTAN en Bruselas y con el G-7 en Taormina.

Un tercio de grado

Bajo un sol abrasador, el presidente Trump “garantizó” a los estadounidenses que con el retiro del Acuerdo de París, la nación “ahorrará” casi 3 billones de dólares y se crearán por lo menos 6.5 millones de nuevos empleos.

Según el presidente de Estados Unidos, el costo de seguir en un Acuerdo como éste sería muy grande para Estados Unidos y significaría, entre otras cosas, la pérdida de 2.7 millones de empleos. Quedarse apenas si reduciría el calentamiento global, de acuerdo con el panorama presentado como justificación del abandono del Acuerdo.

“Aun con la implementación del Acuerdo de París, en su totalidad, reduciríamos la temperatura en un tercio de un grado Celsius para el año 2100”, dijo Trump durante su discurso, que fue seguido en directo por miles de espectadores en todo el mundo.

Y el deterioro va

El Acuerdo de París firmado por 194 países, con la excepción de Nicaragua y Siria que en 2015 se negaron a hacerlo, está considerado como uno de los grandes compromisos multilaterales para contener el calentamiento de la Tierra.

Respecto de la renegociación del Acuerdo o de la posibilidad de un nuevo tratado global, Trump advirtió que el proceso se realizará bajo las condiciones económicas que convengan a las empresas y trabajadores de su país.

La salida del Acuerdo de París libera inmediatamente a las empresas estadunidenses de las restricciones internacionales para la emisión de bióxido de carbono, en especial a las industrias químicas y automotrices. Este movimiento abre la posibilidad de que otras naciones emulen al gobierno de Trump para anular las restricciones contaminantes a las empresas. Y que el deterioro ecológico siga su curso.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s