Bebés y móviles, peligro seguro

Los estudios muestran que, cuanto menos se use el smartphone ante los niños pequeños, mejor

Es difícil determinar con exactitud cómo afectan los teléfonos móviles y las tablets en nuestras vidas. Por un lado, aparecen estudios que demuestran que las ondas que emiten pueden tener efectos en nuestra salud y por otro lado se publican también estudios demostrando lo contrario.

Lo que está claro es que algún tipo de efecto puede tener en nuestro cerebro el hecho de tener tan cerca un aparato con emisiones de ondas electromagnéticas. Al menos eso es lo que afirma la Organización Mundial de la Salud en una nota informativa de 2014. Mucho mayores pueden ser los efectos de estos dispositivos en un bebé tanto durante su época de gestación como los primeros meses durante la lactancia.

La revista “Enviroment International” ha publicado un estudio realizado con 83.884 madres de España, Dinamarca, Corea, Holanda y Noruega en el que se constató que las que no usaron el móvil (30% del total) durante el embarazo tuvieron hijos con menos problemas de hiperactividad, falta de atención o dificultades emocionales.

Unas conclusiones a las que llegaron también estudiosos de la Universidad de Yale con ratones unos meses antes, en los que se vio que un grupo de ratones que habían sido sometidos a las ondas de móviles durante la gestación eran más hiperactivos, ansiosos y tenían menos memoria.

Y es que los niños, gestantes o de pocos meses, absorben una mayor cantidad de radiación de microondas que los adultos puesto que sus cráneos son más pequeños y delgados, lo que les hace más vulnerables ante posibles daños neuronales. En el caso de los lactantes se ha demostrado que los bebés de madres que usan el móvil mientras les dan el pecho o el biberón pueden desarrollar más trastornos de sueño y de alimentación.

Y hasta aquí hemos hablado de los efectos en el cerebro desde el punto de vista biológico y sus consecuencias en su vida emocional, pero independientemente de las ondas electromagnéticas, está claro que cuanto más tiempo utilizan los niños los dispositivos móviles menos desarrollan otras habilidades como la concentración, el habla, la creatividad o la socialización, además de producir más estrés, depresiones y disposición a la violencia por lo que se desaconseja que lo utilicen antes de los 13 años de edad. La realidad, pero es que según el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación, la edad de inicio de uso de los smartphones es de 11 años.

Aunque es difícil prescindir de los dispositivos móviles en nuestra vida, porque ya vivimos en un mundo donde el estar conectado se ha convertido una necesidad, es importante utilizarlo con moderación durante la gestación y los primeros meses. En cualquier caso se recomienda seguir las siguientes pautas de sentido común:

  • Si está embarazada, no haga más de una llamada al día con el smartphone. En caso de utilizarlo, intente tenerlo tan alejado de su cuerpo como pueda. Use mejor los altavoces
  • No utilice el móvil mientras esté dando de comer al bebé. No sólo porque es perjudicial para su salud, sino también porque es un momento para disfrutar de su hijo y no permita que nadie le rompa ese momento mágico con una llamada o un mensaje
  • Use el móvil con moderación mientras esté con sus hijos pequeños, por su seguridad, pero también para enseñarles con el ejemplo que ellos son más importantes que los mensajes y que es importante controlar nuestros impulsos de conectividad. Los hechos educan más que las palabras.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s