6 “Ideas distorsionadas comunes de la realidad” que alimentan tu inseguridad

Solo con ser consciente de su existencia y poder ponerles nombre puede ayudarte a combatirlas.

Las técnicas de Terapia Cognitivo Conductual (TCC) se usan para fobias, depresión, TEPT, trastorno bipolar y de todo entre medias. Y no tienes por qué tener una enfermedad mental para beneficiarte de la TCC. Algo con lo que casi todo el mundo tiene dificultades es, por ejemplo, la inseguridad diaria, y resulta que identificar las llamadas “distorsiones cognitivas” puede ayudarte de verdad a mejorar tu confianza.

La TCC se basa en el principio de que los pensamientos causan emociones. Así que lo primero que enseña la TCC es cómo identificar y denominar a nuestros pensamientos dañinos, de forma que no quedemos a merced de sentimientos cuyo origen no podemos identificar.

Estos pensamientos se conocen como distorsiones cognitivas (DC, para abreviar aquí) porque presentan una idea distorsionada de la realidad. Simplemente ser conscientes de ellas y ser capaz de ponerles nombre nos recuerda que no son verdad, lo cual facilita mucho no reaccionar a cada pensamiento pasajero como si fuera un hecho.

Así que, por ejemplo, digamos que tu esposa no responde a tu saludo. Podrías pensar que está molesta contigo y, comprensiblemente, podrías sentirte herido. Es una reacción natural, aunque es posible que hayas malinterpretado sus motivos. Si no identificas esa DC inicial, será mucho más difícil liberarte de ese sentimiento de dolor. Pero si tienes la costumbre de pensar: “Oye, hacer conjeturas sobre las intenciones de alguien se llama ‘leer la mente’ y yo no tengo superpoderes”, entonces será mucho más sencillo deshacerte de ese sentimiento y seguir adelante con tu día.

Aquí tienes unos cuantos pensamientos comunes que podrían estar contribuyendo a tu inseguridad sin siquiera saberlo. Si puedes aprender a percibirlos e identificarlos, estarás dando un paso enorme hacia liberarte de la mentira que tus pensamientos te venden a veces.

Leer la mente

Lees la mente cuando aseguras saber lo que sucede en la cabeza de otra persona. Es una asunción responsable de muchas de nuestras inseguridades. Piensas: “Sé que lo me dijo fue agradable, pero sé que no lo decía con esa intención”, o “Ha estado muy callado hoy; es porque sigue enfadado conmigo”. No pasa nada por hacer suposiciones sobre el comportamiento de los demás, pero si das por sentado que sabes lo que piensan, ya es pasarse de la raya. Las personas son complejas.

Predecir el futuro

En este tipo de predicciones auguras el peor resultado posible de un escenario determinado, especialmente en los que hay cierto elemento de inseguridad. Puede ser algo paralizante, en especial si evita que pruebes cosas nuevas y te crea un miedo al fracaso.

Razonamiento emocional

Las emociones son una parte esencial de nuestra forma de relacionarnos con el mundo, pero no tienen por qué tener la última palabra. Usas un razonamiento emocional cuando permites que tus sentimientos dicten tu visión de la realidad. Si estás teniendo un día terrible y luego concluyes que nadie te quiere o que el mundo es un lugar horrible, estás teniendo una distorsión cognitiva.

Poner etiquetas

Casi todos lo hacemos. Pones etiquetas cuando te defines o defines a los demás en términos absolutos, blanco o negro. Cosas como “Soy feo” o “Es una persona terca” o “Mi marido es un santo viviente y nunca se equivoca”, son un problema. Está bien que identifiques las características de las personas, pero no deberías dejar que esas características definan tu imagen completa de una persona, incluyéndote a ti mismo.

Poner filtros

Es parecido a poner etiquetas, aunque los filtros se ponen a las situaciones, no a las personas. Sucede cuando solo ves lo malo de una situación particular y te niegas a ver los matices. Es importante reconocer lo malo, pero no olvides que también puede haber bien oculto.

Comparaciones injustas

Son especialmente insidiosas. Menosprecias todo lo bueno y valioso sobre ti mismo comparándote con alguien que parece mejor, y luego lo consideras una prueba de que eres insuficiente.

Todos estos pensamientos (y otros muchos más) pierden su poder en el momento que les ilumina la luz de tu consciencia. Así, puedes usar tu lógica para abordarlos, reducirlos e impedir que te afecten. Identifica tus pensamientos ocultos, desvela las mentiras y tendrás mucha más libertad para vivir la vida que deberías estar viviendo.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s