La papa, un tesoro de nutrientes enterrado

Algunos verdaderos y falsos de la papa

La papa es el tercer cultivo más importante a nivel mundial después del trigo y el arroz y es además uno de los alimentos que promueve la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la lucha contra el hambre por su gran valor nutricional y su facilidad de cultivo ya que se produce en grandes volúmenes en poco espacio.

A pesar de que se originó en la zona de los Andes en América del Sur, posteriormente se introdujo en Europa y el resto del mundo, pero se cultiva internacionalmente.

Pertenece a una única especie botánica, llamada ‘Solanum tuberosum,” pero existen miles de variedades con diferencias de tamaño, forma, color, textura, cualidades y sabor.

En Europa se conoce como “patata” y en América como “papa”, una planta herbácea que produce tubérculos por debajo del suelo y pertenece a la misma familia que el tomate, el morrón y la berenjena.

Presenta una infinidad de usos, el más conocido es para el consumo humano, en preparaciones como purés, guisos, al horno, entre otras, que se ha visto disminuido un poco en comparación con el industrial que si ha aumentado considerablemente como son las papas congeladas y papas chips. Este cambio en los hábitos alimentarios de la población ha llevado a favorecer el desarrollo de diversas patologías como la obesidad, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Nutrientes que aporta

Recién cosechada contiene un 80% de agua y 20% de materia seca (mayormente almidón), su contenido de grasas, sodio y azucares es mínimo, que junto a su aporte en fibra y antioxidantes lo hacen un alimento favorable para la salud.

Presenta hidratos de carbono principalmente almidón, este es de fácil digestión por lo que es uno de los primeros alimentos recomendados para iniciar la alimentación en los bebes luego de los 6 meses de edad.

Tiene un aporte calórico alto, una papa mediana aporta 130 kcal, el doble que los cereales, su aporte de proteico es bueno comparado a otras raíces y tubérculos.

En cuanto a los micronutrientes se encuentran, vitaminas B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B6 (piridoxina) y vitamina C y de los minerales se destacan el potasio, fósforo y magnesio.

¿Cómo elegir una papa de calidad?

Hay una infinita variedad, pero a la hora de elegirlas se pueden seleccionar, por ejemplo, por el color de la cáscara, la rosada es mejor para hervir y la blanca para el horno y freír.

En general en el momento de la compra el tubérculo de buena calidad es aquel que, este firme, su piel sana y fina, sin áreas verdes o presencia de brotes.

Luego debe almacenarse en lugares oscuros y frescos.

Según su método de preparación, su efecto en el organismo

La papa no se puede consumir cruda porque las personas no podemos digerir el almidón, por lo tanto, se deben comer cocidas con o sin piel.

Al ser un alimento popular en todo el mundo se prepara y se sirve de muy diferentes maneras.

Todos los métodos de cocción repercuten de distintas maneras en la composición de la papa reduciendo el contenido de fibra y proteínas. Al hervir pierde vitamina C (principalmente sin piel), si se hacen a la francesa o en chips se absorbe mucha grasa y disminuyen los minerales. Al horno, se pierde más vitamina C porque la temperatura es mayor, pero se conservan mejor los minerales y demás vitaminas.

Por esta razón su mejor aprovechamiento tanto de nutrientes como de sabor es cocinándola al vapor, sin pelar (lavada previamente), ya que es en la cáscara en donde se encuentra la mayor parte de la fibra.

Algunos verdaderos y falsos de la papa

Uno de los más conocidos es que la papa engorda, pero es falso. La papa de por sí no engorda. Es su método de preparación por ejemplo fritas o salteadas o su acompañamiento con ingredientes grasos que hacen aumentar el valor calórico del plato.

Las papas fritas y chips son una bomba de calorías, es verdadero. Las papas fritas aportan 284 kcal y las papitas chips 538 kcal en 100 gramos. Porque absorben las grasas de la fritura.

Otra creencia es que no se puede consumir en dietas para adelgazar. También es falso. Si se pueden consumir porque ayudan a brindar saciedad y por lo tanto pueden contribuir a mantener el peso consumiéndolas con moderación y en preparaciones de bajas calorías.

Las papas entonces puede ser un importante alimento básico, en una dieta equilibrada y siempre acompañadas de hortalizas y/o cereales integrales.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s