¿Santiago de Chile está cambiando de aire?

Shutterstock-Marianna Ianovska

La mano del hombre aparece como factor clave para reducir la alta contaminación atmosférica

En las últimas horas se dio a conocer una noticia para nada menor para cada uno de los habitantes de la capital de Chile, Santiago, pero que representa un aspecto a considerar por ciudadanos de otros países y continentes.

Por primera vez en cuatro años esta ciudad latinoamericana no ha presentado días de alta contaminación. Así lo recuerda un reporte de La Tercera en base a los reportes de las autoridades medioambientales chilenos.

Esto contrasta con lo sucedido en años anteriores. Tan solo en 2016 el registro es de 16 alertas, cinco preemergencias y tres emergencias por la contaminación atmosférica.

A la hora de encontrar alguna explicación aparecen algunos factores fundamentales como mayores precipitaciones y ventilación, pero al mismo tiempo un tercer componente interesante y auspicioso: menor uso de leña para calentar los hogares (su combustión genera gases contaminantes).

Este último aspecto tiene que ver con el accionar del hombre directamente y cómo a través del cambio de prácticas es posible colaborar con estos cambios medioambientales.

Así lo recordó el propio ministro de Medio Ambiente de Chile, Marcelo Mena. “Pensamos que las personas se han cambiado a combustibles limpios”, expresó el jerarca, reproduce la prensa chilena.

Santiago Respira

En 2016 se lanzó el Plan de Descontaminación Atmosférica para la Región Metropolitana llamado Santiago Respira.

Entre los principales lineamientos se destaca el foco en el material particulado fino (que afecta la calidad de aire, siendo el más dañino para la salud). Pero también se toman medidas con respecto disminuir las emisiones contaminantes de diversos sectores como el industrial, residencial, transporte, entre otros.

Este plan, que estaba previsto entrara en vigencia este año, aún no lo hizo, pero desde el gobierno se afirmó que el inminente cambio de autoridades en el país “no afectará su desarrollo”.

En los últimos años Santiago de Chile se ha caracterizado por ser una ciudad con altos niveles de contaminación atmosférica (el smog es uno de los aspectos más característicos), algo que ha provocado la necesidad de declarar diversas alertas y advertencias, además del urgente llamado a la acción. Lo que está sucediendo actualmente con Santiago es quizás una señal de la concientización y el compromiso para estimular medidas con mirada a futuro.

Aún hay que seguir trabajando

Si bien el dato de Santiago de Chile es positivo, el reporte hace referencia a otra ciudad, Coyhaique, al sur del país, que este año ha tenido 21 emergencias ambientales. Esto demuestra que el tema sigue siendo preocupante y que no debe ser descuidado.  Al mismo tiempo aparecen quienes tienen una mirada menos optimista y consideran que dos años es muy poco para afirmar que todo ha “mejorado sustancialmente”, tal cual recordó a La Tercera el académico e investigador en calidad del aire de la Universidad de Santiago, Patricio Pérez.

De momento, los últimos datos vinculados a la contaminación atmosférica en Santiago son positivos y una vez más la mano del hombre aparece como factor clave a la hora de poder cambiar la pisada.

En base a La Tercera y Ministerio de Ambiente de Chile

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s