Este sencillo ejercicio te revelará la profundidad (o superficialidad) de tu vida

© Brian A JACKSON / SHUTTERSTOCK

Haz una lista de las palabras que más te han marcado en este día

En Dios mi vida se multiplica más allá de lo que yo soy.Si me dejo tocar por Dios mi vida será mucho más. Se darán en mí las señales del reino: la gratuidad y la sobreabundancia.

La gratuidad porque todo sucede en Dios sin merecimiento. No hay pago por lo recibido. Es imposible. La salvación es gratuita, no es merecida. En el reino las cosas suceden por amor. No como pago por mi entrega.

Tantas veces se me graba en el corazón que cuando hago algo bien recibiré un bien a cambio. Y es cierto que el bien engendra el bien. Lo he comprobado. Una sonrisa despierta sonrisas. Una palabra agradable da vida. Pero en Dios se desborda. El bien puede ser fuente de un bien mayor. Es la semilla enterrada cuya fecundidad no controlo.

El otro día recordé una película ya antigua: Cadena de favores. En ella un profesor les propone a sus alumnos que cambien el mundo. Que se inventen la forma de cambiarlo. Uno de ellos se inventa un sistema: una cadena de favores. Hacer tres favores grandes a tres personas y pedirles que sigan la cadena. Que hagan ellos también tres favores a otros tres. Y así sucesivamente.

Hace falta mucha fe para creer en la bondad de las personas. Hace falta fe en Dios para pensar que mis actos pueden dar fruto eterno, pueden ser más, puedan engendrar nueva vida. El bien genera un nuevo bien.

Creo en la bondad de las personas. Creo que todos tenemos una capacidad inmensa en el alma de hacer el bien. Y la bloqueamos al sentirnos heridos, al caer, al tropezar, al sentirnos desilusionados y decepcionados.

Sé que la medida de Dios va más allá de mi propia medida pequeña y mezquina. Su amor va más allá de lo que yo soy. Más allá de mis dones humanos. Sé entonces que para multiplicarme no me hace falta ser magnífico y tener grandes talentos. La fecundidad no depende de mis dones. De mi inteligencia y preparación.

Lo fundamental es que me abra a Dios totalmente y me deje tocar por su amor. Mi tierra tocada por Él. Él puede hacer fecunda mi vida. Mi generosidad se multiplica. Mi entrega llega a ser infinita. Los frutos de mi sí son incontables. Sólo si le dejo, Dios entra en mí y me hace fecundo. Quiero dejarme empapar por su amor.

Esa presencia de Dios que todo lo transforma tiene que ver con la profundidad de mi vida, de mi alma. Pero me doy cuenta de mi superficialidad muchas veces. No hago más que pasar de una cosa a otra sin pensar demasiado. Una nueva experiencia, otra más. Acumulo días y vivencias. Pero no me detengo en ellas para encontrarme con Dios.

Tal vez me faltan raíces profundas. Conozco personas hondas, en las que uno intuye una vida profunda y verdadera que apenas se deja ver. Yo quiero un jardín en mi alma en el que haya raíces profundas. En el que los troncos de los árboles me hablen de una vida que crece para la eternidad. Dios lo puede hacer posible si yo me dejo tocar por Él, por su Palabra.

Cada día escucho tantas palabras… Muchas palabras que no me dicen nada. Algunas se quedan prendidas en el alma y me hablan de algo verdadero.

Hay palabras que dan vida y esperanza, que construyen y levantan. Pero hay otras palabras negativas, que desaniman y ofenden, que matan y hunden, palabras que desprecian y hieren. ¿Cuáles son mis palabras? ¿Qué palabras guardo cada día al llegar la noche?

¿Qué palabras pronuncian mis labios? Misterio. Luz. Paz. Verdad. Silencio. Encuentro. Amor. Renuncia. Descanso. Espera. Mirada. Mano. Solidaridad. Esperanza. Hondura. Amistad. Escucha. Radicalidad. Abrazo. Tengo mi lista de palabras. Esas que han marcado mi día, o mi vida.

¿Cuál es la lista de esas palabras que más me han marcado? Esas palabras que al recordarlas o volverlas a escuchar tienen una resonancia verdadera en mi corazón. Quiero tener mis palabras mágicas. Las que me elevan a lo alto. Las que no me dejan indiferente y me hacen soñar. Las que me alegran la vida.

Son palabras de Dios. Él mismo las pronuncia en mi alma sin que yo me dé cuenta. Son palabras que me van cambiando por dentro y me hablan de algo que despierta vida en mi interior. De un ideal que anhelo. De una vida que aún no poseo.

Es bonito que las palabras me empapen hasta el fondo del alma. Dios lo hace así. Entra en esas palabras que suenan a verdad en mi corazón.

Quiero detenerme a meditar su Palabra. Y a escuchar a Dios. ¿Qué palabra me dice Dios cada día? Su Palabra. La Escritura en la que se me revela su verdad para mi vida. Jesús me habla cada día. Es bonito detenerse a meditar la Palabra. Escuchar lo que me quiere decir Dios con su vida, con sus obras, con sus palabras.

La Palabra de Dios es viva y eficaz. Una espada de doble filo. Toca los rincones más escondidos del alma. No se detiene en la superficie. Penetra hasta lo más profundo. Se hunde en mi carne. Quiero hacer silencio para escuchar lo que Dios me dice.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s