Maduro y su nueva cacería de opositores

Carlos Becerra / Anadolu Agency

CARACAS, VENEZUELA – MARCH 08: Venezuela’s President Nicolas Maduro (R) greets the crowd at the National Pantheon during the presidential event on the International Women’s Day in Caracas, Venezuela on March 08, 2017. Carlos Becerra / Anadolu Agency

Cuando la Justicia es un traje a la medida: “El nuevo plan en Venezuela para perseguir opositores”

Lo anunció Maduro ayer en una de sus infaltables cadenas. Y es que un gobierno dictatorial no puede aceptar la pérdida de seguidores traducida en rebelión popular. Es preciso encontrar a quien endosar las culpas y el guión se repite: son los conspiradores que actúan con el apoyo de una potencia, en este caso, los Estados Unidos. Hace 60 años Fidel Castro inauguró el discurso.

Después de haber puesto en práctica el célebre Plan Zamora, haber echado mano de la justicia militar para encarcelar y llevar a cabo juicios express contra jóvenes manifestantes, haber fracasado el lavado de cerebro de la “reeducación” ideológica entre los detenidos, ahora un Maduro acosado por una Consulta Popular que repudió en masa su Constituyente espúrea, anuncia otra aberración: el “plan especial de justicia de emergencia”.

El nuevo plan no es otra cosa que el lanzamiento de una cacería de opositores que, según el régimen, actúan en Venezuela con el respaldo del norte. Ello ha sorprendido a todos quienes pudieron escuchar a Maduro, apenas hace pocos días, tendiendo puentes a Trump asegurando que sus intenciones y las del gobierno en Venezuela eran llevar “buenas relaciones” con los Estados Unidos.

Pocos días después encadena a los medios radioeléctricos para denunciar una conspiración para derrocarlo. Hizo el anuncio desde el palacio presidencial luego de una reunión del Consejo de Defensa de la Nación (Codena) el cual activó para “defender el decoro” del país ante una supuesta “amenaza imperial”.

Sin duda una conducta errática cuyas consecuencias no dejan de ser peligrosas por cuanto en este plan para perseguir a opositores participan el Tribunal Supremo de Justicia, la justicia militar, el ministro del Interior Néstor Reverol y la vice-fiscal Katherine Harrington – la misma que intentó vergonzosamente ingresar a la fiscalía escondida en la maleta de un auto- funcionaria que la nomenclatura pretende imponer al Ministerio Público, pero frontalmente rechazada por la propia institución.

Según Maduro el plan especial comenzó ayer miércoles “para la búsqueda y captura de todos estos conspiradores y para el castigo ejemplar”. *Conocedores de los vericuetos de la represión aseguran que no se ha visto nada comparable a lo que preparan para los tiempos por venir. No obstante, la protesta en Venezuela aumenta a diario su intensidad y se observa una amenazadora escalada que ha salido del control no solo las fuerzas policiales y militares, sino también de los cuadros dirigenciales de la oposición.*

La ONG Foro Penal, grupo de jóvenes profesionales del Derecho dedicados a la defensa de los detenidos y que dispone de un Centro de Denuncias de guardia permanente, ha dejado saber, a través de su vocero más calificado, Alfredo Romero, que con la activación del Consejo de Defensa y el mencionado ‘Plan de Justicia Especial’ “el gobierno asume formalmente responsabilidad directa en la represión”.

La organización de derechos humanos Venezuela Awareness advirtió que el plan anunciado por Maduro va a dar lugar a “una atroz persecución de la oposición”. Venezuela Awareness dijo que esta iniciativa esconde la creación de un “sistema de justicia paralelo” que pondrá a la oposición en “total indefensión jurídica” porque se trata de “tribunales especiales a la medida del dictador”.

Maduro asegura, hasta hoy, el apoyo de sectores militares a fuerza de otorgar privilegios económicos y ceder significativo poder político. La cúpula militar ha prometido defender la elección de la ANC convocada por Maduro a quien reafirmó su lealtad frente a las amenazas de EEUU de imponer sanciones económicas.

Pero un fantasma gravita sobre la ANC que – de no ocurrir una contraorden- los partidarios del gobierno deben votar el 30J y empaña el entusiasmo del régimen: la votación en Catia (oeste) y Antímano (Sur Oeste) de Caracas -las zonas populares más emblemáticas- alineada con el cambio democrático que se expresó en el marco de la Consulta Popular organizada por la oposición. Ello ha inquietado al gobierno como ninguna otra demostración y ha colocado una mueca en los rostros oficialistas. Y contra ello no pueden lacrimógenas ni tanques. De allí, el sobrevenido recurso de ver a un conspirador detrás de cada puerta…y detrás de cada conspirador a la administración Trump.

A pesar de ello, el país en rebelión desafía al gobierno una vez más y hoy se cumple un paro nacional de alcance e impacto sin precedentes que mantiene las calles desiertas y a la GNB enloquecida, deteniendo periodistas que graban los testimonios.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s