El sueño del bebé: Consejos y errores a evitar si quieres descansar mejor

En los primeros meses de vida los más pequeños tienen un ritmo de sueño-vigilia distinto del de los adultos. Con el tiempo, la situación mejora: pero hay algunos errores que no hay que cometer

El ritmo del sueño-vigilia de un niño en los primeros meses de vida es muy distinto del de un adulto. En los primeros meses el pequeño no conoce la diferencia entre día y noche, su ritmo es independiente del ambiente y la alternancia luz-oscuridad, pero está regulado sobre todo por las necesidades internas primarias como el hambre y la sed.

Los papás deben adaptar los propios ritmos a los del pequeño. En los primeros 4 meses el ritmo de la madre debe coincidir con el del hijo y es necesario que sea apoyada y ayudada por el papá y/o por otros miembros de la familia. Después de los 4 meses, el niño se adapta gradualmente a los ritmos externos. Instaurar hábitos regulares lo ayuda a sincronizar el propio ritmo con el del ambiente y a concentrar el sueño en las horas nocturnas: es una etapa fundamental en el desarrollo del niño.

Errores a evitar

Es importante conocer los posibles errores que pueden comprometer el objetivo de alcanzar un desarrollo normal del sueño. El más común es poner el niño en la cama ya dormido. Es importante en cambio arrullar al niño en su cuarto evitando hacerlo en los brazos y en otros lugares para luego ponerlo en la cama.

El ambiente donde duerme el niño debe ser tranquilo, el más silencioso posible y poco iluminado. Antes del sueño, es bueno evitar actividades y juegos demasiado estimulantes, sino que es preferible actividades relajantes como leer un cuento y crear un ritual para adormecerlo: se debe realizar cada noche.

La temperatura del cuarto debe mantenerse a un nivel cómodo (alrededor de los 20ºC). Temperaturas demasiado elevadas trastornan el sueño y el niño no debe estar nunca demasiado tapado. Si el niño llora y si no es suficiente calmarlo a distancia, con la voz, es necesario echar un vistazo pero sin llenarlo de atenciones e interacción. Basta calmarlo con un pequeño masaje, si es posible sin encender la luz y en voz baja.

Una noche agitada: pesadillas y despertares repentinos

Trastornos más frecuentes:

  • Dificultad de iniciar y mantener el sueño
  • Múltiples despertares nocturnos

Estos trastornos deben ser enfrentados y resueltos. Las técnicas de comportamiento consisten en hacer que el niño aprenda la manera de dormirse autónomamente: son las más eficaces pero pueden ser muy frustrantes para los papás.

Es un error pensar que las técnicas basadas en la extinción gradual (como por ejemplo, dejar llorar al niño según un esquema de tiempos de espera planificado) sean perjudiciales porque van contra del instinto parental.

Preponderancia del insomnio en edad pediátrica: 10-30% de los niños

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s