Barcelona’92, los Juegos Olímpicos de los 35.000 voluntarios

Hoy se cumplen 25 años de una cita olímpica que marcaría un antes y un después

Los Juegos Olímpicos de Barcelona cumplen hoy 25 años de su inauguración, coincidiendo con la fiesta de Santiago Apóstol, patrono de España. Si una palabra puede resumir aquellos Juegos es “ilusión”, una ilusión colectiva que impregnó a toda una ciudad, a todos cuantos participaron en esta efemérides deportiva.

Hoy, a los 25 años de aquellos Juegos Olímpicos (dicen que los mejores de la historia), pocos se acuerdan en la ciudad de Barcelona los éxitos deportivos más sobresalientes, pero una cosa sí recordamos todos: los 35.000 voluntarios que hicieron posible el éxito mundial de unos JJ.OO., junto a los 15.000 en los Juegos Paralímpicos. Fueron estos voluntarios, repartidos por todas las partes de la ciudad, los grandes animadores con su entrega, con su sonrisa, con su ilusión lo que más destacan los barceloneses hoy.

En la ceremonia de clausura de los Juegos, el presidente del CIO (Comité Olímpico Internacional), el barcelonés Juan Antonio Samaranch, pudo pronunciar estas palabras elogiosas para los voluntarios. “Estos han sido, sin ninguna duda, los mejores Juegos de toda la historia olímpica. Gracias de todo corazón a los miles y miles de voluntarios.Nos sentimos orgullosos de vosotros. Nos habéis dado el mejor ejemplo de lo que es la juventud actual de nuestro país”.

Y junto con Samaranch, hay que destacar la labor del alcalde de la ciudad, Pasqual Maragall, que transformó Barcelona en una ciudad cara al mar.

Los 35.000 voluntarios fueron seleccionados, después de un periodo de formación, de entre los 120.000 que, procedentes de toda España, habían solicitado una plaza de voluntario.

¿Qué hacían los voluntarios? Si decimos que un tercio de la organización de los JJ.OO de Barcelona descansó sobre los voluntarios, en parte está dicho todo. Unos estaban en la Villa Olímpica donde vivían los atletas o la llamada “familia olímpica”, otros en los estadios, al servicio de los atletas, los jueces, la organización, el público. Otros en los servicios sanitarios, en el transporte, en la calle repartiendo agua fresca al público que acudía a las sedes olímpicas.

Recuerdo un joven de unos 19-20 años que repartía agua fresca sacada de unos grandes recipientes con hielo. Estaba contento y no paraba de ofrecer botellas de agua a los que pasábamos. Yo le pregunté: “¿no te gustaría mejor estar en un estadio, en lugar de estar en la calle bajo este sol?” Era una calle ancha y sin árboles que conducía hacia el Estadio Olímpico.

Y me respondió: “Lo importante es ser útil. Para eso me hice voluntario, ¿no?”. Y añadió: “¡Claro que me gustaría estar en un estadio y ver a los grandes atletas…! A quién no le gustaría, pero cuando eres voluntario vas donde puedas hacer un mejor servicio. No es una cosa de gustos”.

A la vuelta, el joven seguía ahí, tres horas después. Hablé de nuevo con él. Estaba un poco cansado. Me dijo que su padre era conductor de camiones y él estudiaba Derecho (Leyes) en la Universidad Autónoma de Barcelona. No le he visto nunca más.

Sin la aportación de los voluntarios, no hubiera sido posible el éxito de los JJ.OO. de Barcelona’92. Me acordé del muchacho que servía agua a los caminantes cuando escuché el himno final de los Juegos: “Amigos para siempre”.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s