¿911 para atención de emergencias? No, para hacerse los chistosos

El 89 por ciento de las llamadas en México fueron improcedentes o falsas

La popular serie de televisión estadounidense “Rescate 911” dio a conocer, en muchos países del mundo y no nada más en el de origen, la importancia de este número telefónico al cual acudir en caso de emergencias.

Mediante casos de la vida real en los que la llamada al 911 salvó una vida, escenificados por actores y por los propios protagonistas de los hechos, el número se fue convirtiendo en símbolo de emergencia, hasta que fue adoptado en otros países.

En México se implementó en octubre de 2016 el 911 como el único número para reportar las emergencias a nivel nacional. Anteriormente, cada Estado tenía su propio número, lo que imposibilitaba el aprendizaje y la retención del número en caso de emergencia. Algún tiempo se trató de unificar al país a través del 066, pero el intento no cuajó.

Por lo demás, no obstante el esfuerzo y la inversión física que esto representa para sociedad y gobierno, hasta el momento el principal uso que han hecho los mexicanos del servicio 911 ha sido el de bromear.

Según la primera “Estadística Nacional de Llamadas de Emergencia al 911”, durante los primeros seis meses de 2017 se recibieron 61.6 millones de llamadas de las cuales 6.8 millones fueron procedentes o reales (apenas 11 por ciento del total de llamadas) y 54.8 millones (89 por ciento) fueron improcedentes o falsas.

Lo que es peor: 21.4 millones de llamadas al 911 en los primeros seis meses del año 2017, fueron hechas con el puro y simple “gusto” de bromear.

Uso adecuado, no bromas, por favor

Aunque haya habido una leve mejoría para el uso que los mexicanos han dado al servicio en contraste con 2016, mejoría que representa un aumento del 911 para atender necesidades médicas, de protección civil y de servicios públicos, lo cierto –y lo triste—es que también ha habido un “incremento” en su “sentido del humor”.

En Querétaro y Nuevo León es donde hay mayor seriedad para este servicio. En ambos estados hay un 20 por ciento más de llamadas reales, en proporción con el resto del país.

Tres mil operadores trabajan en 194 Centros de Atención de Llamadas de Emergencias (CALLE), 109 son servicios estatales y 85 municipales. Si dividiéramos las 61 millones 639 mil llamadas recibidas en el primer semestre de 2017, cada uno debería atender más de 20 mil, sin embargo las emergencias varían por ciudad.

Según la estadística, en 2017 cada operador atendió un promedio de 12.6 llamadas reales al día, mientras que el año pasado en el mismo período fue de 9.5 llamadas diarias.

En varias ciudades, que no fueron detalladas en el informe, se detectó que “los operadores telefónicos no son suficientes”; por eso el gobierno federal pidió a las autoridades estatales y municipales contratar más personal, y a los bromistas mexicanos “hacer un uso adecuado del servicio”.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s