Medellín (Colombia) se llena de color, flores y alegría

El desfile de silleteros representa una rica tradición que cumple 60 años y la visita del Papa a Colombia no podía pasar desapercibida

Sin duda el mejor evento de la Feria de Flores es el desfile de silleteros. Durante 10 días Medellín se prepara para acoger a miles de turistas que llegan desde el interior del país y del extranjero.

Todos arriban la capital antioqueña para celebrar la cultura paisa, caracterizada por el espíritu festivo y el empuje montañero. Son muchos los eventos que se ofrecen a los visitantes, pero es el 7 de agosto, cuando desfilan los silleteros, el evento que es capaz de recordar, exaltar y perpetuar los valores de aquellos que con orgullo se dicen “montañeros”.

Esta versión celebró 60 años de esta hermosa tradición y el desfile contó con 510 silleteros que recorrieron las calles de Medellín mostrando su arte al público que desde horas de la mañana acudía por encontrar un buen puesto que les permitiera gozar con lo propio de su cultura.

Durante el desfile y entre gritos de aliento y reconocimiento se han podido leer mensajes a favor de la vida, de la paz, de la familia incluso mensajes alusivos a la visita del Papa. Estos artesanos y héroes de la montaña le han recordado a Medellín sus principales valores que son un legado que no se pueden perder: la fe, la bendición de la familia y el amor por lo nuestro.

“Cuando pasa un silletero es Antioquia la que pasa”

Al concluir la eucaristía dominical, monseñor Mauricio Vélez, obispo Auxiliar de Medellín, aprovechó la ocasión para recordar a los feligreses de alentar a los silleteros, de verlos y valorar su arte “puesto que cada silletero, cada silleta es expresión de lo valioso de nuestra cultura porque cuando pasa un silletero es Antioquia la que pasa”.

Esta hermosa tradición paisa empieza en mayo de 1957 cuando el señor Arturo Uribe quien trabajaba en la oficina de Fomento y Turismo de Medellín pensó que sería bueno que durante la Fiesta de las Flores (ahora, Feria de las Flores) participaran los cultivadores de flores del Corregimiento de Santa Elena, quienes bajaban cada semana a vender sus productos a la ciudad.

Fueron 30 campesinos los que desfilaron esta primera vez e hicieron la exhibición de sus silletas en el atrio de la Catedral Metropolitana, en el Parque Bolívar.

​En 1968 la Feria de las Flores se cambió para agosto con la intención de que coincidiera con la celebración de la Batalla de Boyacá (7 de agosto) y de la Independencia de Antioquia (11 de agosto). Y cada año iban aumentando los participantes y formalizándose el desfile y los criterios para concursar.

El 25 de septiembre de 2003 el Congreso de la Republica declaró a los Silleteros y la Feria de la Flores como Patrimonio Cultural, pero por unos cambios en la legislación de 2008 se tuvo que comenzar otro proceso que se logró concretar favorablemente en el 2015 cuando los Silleteros fueron incluidos en la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial (LRPCI) de ámbito nacional.

Cada año se ha planteado una temática para el desfile. Este año no podía ser otra sino el de los primeros 60 años de esta hermosa tradición.

Shutterstock.com

Distintas categorías 

Los participantes durante meses se preparan eligiendo sus creaciones y cosechando sus plantas para que horas antes del desfile sean calificadas las silletas. Son 65 los evaluadores y 18 los jurados que este año se encargaron de calificar las 510 silletas que marcharon vistiendo las calles de Medellín, ciudad de la “eterna primavera”, en sus distintas categorías:

La silleta tradicionalsólo puede estar hecha con flores nativas de Santa Elena y el diseño debe hacerse con ramilletes enteros. En esa categoría no se permiten flores artificiales ni teñidas. Debe tener entre 60 y 110 centímetros de altura y entre 45 y 80 de ancho.  Este año participaron 196 y el ganador fue John Jairo Grajales Gómez, quien fue también el ganador absoluto.

La silleta monumental permite todas las variedades de flores y el uso mínimo de 20 clases. Es importante la disposición creativa de las flores. Las medidas deben estar entre 200 y 230 centímetros de altura y de ancho para hombres y entre 180 y 230 centímetros para mujeres. Participaron 89 silletas y el ganador fue Luis Gonzalo Zapata Grajales.

La silleta emblemáticatiene que plasmar con flores mensajes alusivos a diferentes temas que llamen a la reflexión. Se realiza sobre una lámina de cartón y no permite relieves o volumen. Tiene las mismas medidas que una silleta monumental. Participaron 20 silletas y ganó Martín Emilio Atehortúa Grisales.

La silleta comerciales la única que permite teñir o pintar las flores. Ilustra una identidad corporativa y tiene como objetivo posicionar una marca. No se admiten modificaciones en la imagen del logotipo. Participaron 50 y el ganador fue Samuel Alzate Atehortúa.

– La nueva categoría que se añadió es la artística que tiene las mismas características de la emblemática, pero sí permite relieve o el uso de figuras modeladas en cartón. Esta categoría de silleta permite dar forma y volumen con flores. No se permite el uso de flores artificiales, algodón, bolas de cristal, artefactos electrónicos o artesanales que generen movimiento, ni figuras modeladas en yeso, plástico, caucho, icopor, espuma floral (oasis), prefabricados, polímeros, productos comerciales y/o similares. Se presentaron 40 y ganó Martín Emilio Atehortúa Londoño. En total fueron 410 adultos, 60 jóvenes y 40 niños los que desfilaron.

Shutterstock.com

Ser Patrimonio Cultural de la Humanidad

Estos artesanos llevan aproximadamente 150 años transportando sobre sus espaldas desde Santa Elena hacia Medellín, ida y vuelta. No siempre llevaron sólo flores sino también madera, hortalizas, productos lácteos, ropa, incluso enfermos y ancianos. Por eso, algunos afirman que la cultura silletera va mucho más allá del desfile que se realiza en la Feria de las Flores.

De acuerdo con el Plan Especial de Salvaguardia (PES) de la manifestación cultural silletera, son aproximadamente 500 familias “que portan conocimientos y prácticas campesinos y artísticos en torno a las flores y a unas herramientas de transporte conocidas como silleta y cargador, que han sido transmitidos por varias generaciones”. Y que, en la actualidad, a través de distintas iniciativas, se da a conocer en el exterior.

El 2001 por primera vez un grupo de silleteros viajó al exterior (New York) para honrar a aquellos colombianos que perdieron la vida en el atentado de las Torres Gemelas. Y desde ahí se han organizado distintas actividades presentando la Feria de las Flores y la riqueza que trae la cultura de las silletas en varios países como Estados Unidos, Panamá, Puerto Rico, Perú y otros.

La intención de dar a conocer esta tradición antioqueña es avanzar en el proceso para ser reconocida por la Unesco como “Patrimonio Cultural de la Humanidad”. Y al respecto ha dicho Oscar Atehortúa quien ha hecho parte de la Corporación de Silleteros de Santa Elena: “Desde la época de la esclavitud hemos bajado de la montaña cargando la silleta y generando que con los años naciera la cultura de los silleteros, ingrediente principal de la Feria de las Flores”.

Medellín, si bien es una ciudad que le apuesta a la innovación y al emprendimiento, no puede olvidar sus raíces, puesto que ahí radica su esencia y peculiaridad. Los silleteros son la máxima expresión de esa forma de vida.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s