Los aviones del futuro tendrán sala de juegos para niños

La ingeniería es importante pero las compañías están pendientes de satisfacer los deseos de los consumidores. Y las familias con niños quieren viajar mejor

Los transportes siempre han formado parte de la civilización y estaban presentes ya antes del invento de la rueda, del que tenemos constancia por primera vez en la cultura sumeria (el actual Irak), hacia el año 1500 antes de Cristo.

En la vida cotidiana contemporánea, el viaje forma parte de nuestro paisaje y de nuestra agenda. La globalización ha hecho pequeño el mundo en cuestión de traslados y es fácil hablar de largas distancias en pocas horas cuando nos referimos a desplazamientos por motivos de trabajo o por placer.

Los fines de semana en “low cost” han hecho que viajar por las ciudades europeas entre en los planes de los mayores de edad, con destinos como París, Londres o Praga, pero también Padua, Santiago de Compostela o Colonia, localidades menos conocidas pero con atractivo turístico/histórico y con un precio asequible para muchos bolsillos de millenials.

Iurii – Shutterstock

Millones de viajeros cada año

El aeropuerto de Heathrow (Londres) experimentó un tráfico de 76 millones de pasajeros en 2016. En el de El Prat (Barcelona) se superaron los 46,1 millones. Son volúmenes récord sobre los que, además, todas las previsiones afirman que la tendencia es al alza. Y entre los pasajeros, cada vez hay más familias con niños.

La aparición constante y creciente de niños en los vuelos ha hecho que las compañías aéreas se planteen cómo satisfacer a sus clientes en el futuro. No solo se trata de alcanzar lo que la ingeniería da como posible sino también otorgar a los consumidores aquellos beneficios que les pueden resultar más gratos.

Así, entre las previsiones de futuro a corto plazo, Airbus ha ideado el Transpose. Se trata de un sistema de construcción de aeronaves que permite el ensamblaje de compartimentos. Este sistema de trabajo facilita la mejora del interior de los aviones sin necesidad de pasar tantos protocolos y exámenes como deberían hacerse en el caso de construir un nuevo modelo. Este no es un aspecto menor puesto que la normativa de seguridad y los reglamentos internacionales y nacionales hacen que cada novedad tarde mucho tiempo en ejecutarse.

Para que canten y griten lo que quieran

En el caso del Transpose, que Airbus espera poner en el mercado en pocos años, los aviones podrán disponer de unos módulos especiales para los niños. Se trata de salas en las que los más pequeños podrán jugar y moverse a sus anchas, con mobiliario adecuado y las paredes fabricadas con materiales que aislan el sonido. De este modo, los padres podrán estar tranquilos y a la vez se evitan posibles molestias ocasionadas por aquellos niños revoltosos y descontrolados que tal vez no paran de mover el asiento del vecino.

flytranspose.com
Área de juegos proyectada por Airbus

El hecho de que Airbus haya reparado en los niños para “repensar” los aviones del futuro revela lo importante que es la familia en el crecimiento de la economía mundial. Los niños son una riqueza en todos los aspectos y el equipo de Airbus quiere que las aerolíneas puedan ofrecer servicios competitivos.

Gimnasio y cafetería

Entre los otros servicios del  futuro, en los aviones del mañana podría haber gimnasios y cafeterías.  ¿Le interesará  a Starbuck’s abrir una sede en cada avión? Quién sabe. Como el vagón cafetería de los trenes, no es una quimera.

En cuanto al gimnasio, en muchos países es una tendencia al alza la práctica del deporte diario, así que -sobre todo en el caso de vuelos de varias horas- se hace interesante poder disfrutar de un espacio para seguir con la rutina de cada uno en cuanto al mantenimiento físico.

flytranspose.com
Proyecto de gimnasio en el sistema Transpose de Airbus

Publicidad para ellos

Nielsen Consumer Neuroscience, que trabaja para Airbus, se encarga de detectar y traducir los requerimientos de los consumidores. Los niños, según sus estudios, no solo son “trendy” sino que además son susceptibles de atraer publicidad de otras compañías y de generar gastos que hagan más rentable el viaje a las compañías. Este es el elemento crucial. 

Como consumidores, habrá que estar alerta de lo que la familia quiere gastar durante el viaje y de qué servicios quiere prescindir para no caer en la tentación y el capricho (lo mismo que ahora uno debe interrogarse antes de que las azafatas pasen con el carrito de bebidas, alimentos, regalos o lotería); pero, de entrada, es positivo saber que la familia va a tener un espacio a su favor en los aviones. Esto se agradecerá sobre todo en los vuelos de larga duración.

Y si alguien considera ya desde ahora que tiene una sugerencia u opinión al respecto, y quiere hacerla llegar a Airbus para que la tengan en cuenta, puede dirigirse a un correo especial habilitado para “escuchar” lo que le interesa al público. Así que los niños pueden hacer llegar también sus comentarios.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s