El hombre que pasa sus días difundiendo la obra de Santa Rosa de Lima

“Siempre anduve buscándola y ella me encontró”; los peruanos celebran 400 años del paso de la santa a la eternidad

En su agonía, recordaba cada momento de su vida, cuando ella se cruzó en su camino. “La Rosa de América, me tuvo de su mano. ¡Ella jamás me soltó!”. Al contemplar por horas su bello rostro en aquel desolado hospital, Richard Morris Riofrio pedía su intercesión.

Producto de una litiasis los médicos programaron su operación al riñón izquierdo. No había nada más que hacer sólo intervenir. Cuando todo parecía perdido, Morris recibió agradecido la grata noticia de la disminución del cálculo renal de 1 cm con 4 mm a 6 mm. Sólo habían pasado ocho días, una nueva tomografía traía abajo los planes de la intervención.

Desde 1617 “Rosa de Lima” habita el corazón de los peruanos y de todo aquel que se lo pida. Ya son 400 años de caminar junto al que sufre, y atender al necesitado. La santa peruana aun mora en el país. Sendas cartas al fondo del pozo de su ermita, ubicada en Lima, “Ciudad de los Reyes”, así lo demuestran.

Reliquias peregrinan por el Perú

“Aún no sé si era ella quien me buscaba, o era yo quien no sabía escucharla. Aunque mi vida transcurría en el análisis del diario acontecer, nunca me detuve en los detalles que ella siempre tuvo conmigo. Isabel Flores de Oliva, nacida en Lima el 23 de abril de 1586 iba tras mis pasos. Esta mujer sencilla, no dejó la oportunidad de vivir en santidad. ¿Qué tan importante puede resultar mi vida para una santa?”, comenta el ahora periodista católico para Aleteia.

Este año jubilar por el cuarto centenario de su muerte, la “Flor de América” recorre calles, plazas y parques; sus reliquias visitan instituciones púbicas, centros de asistencia social, entre otras entidades de cada una de las principales ciudades del centro, sur y norte del país.

El comunicador responsable de la administración de la estación radial que lleva el nombre de la santa limeña dedica sus días a la difusión de la obra que lleva adelante la orden de predicadores en tierras peruanas.

“Mi madre es quien se ha encargado siempre de que no olvide cumplir con este compromiso. ‘¿Dónde más vas a terminar trabajando hijo?’, me interrogó cuando la desesperación me invadía y la puerta abierta fue la única cabina que existe en el mundo con una capilla dedicada a la Patrona de la Policía Nacional y de las enfermeras del Perú”, narra el hombre de prensa.

Milagros de una santa mujer

Valiente y audaz “Rosita de Lima”, como la llamaban cariñosamente, ponía por delante siempre a los demás. Para Morris se convirtió en una fuente de información importante. Es entonces cuando se involucra más con su historia. ¿Por qué no entrevistarla?

El hombre de prensa utilizó este formato para luego de una asidua investigación presentar nuevos hallazgos de su vida. Su pericia lo llevó a ganar uno de los reconocimientos más altos que otorga la Conferencia Episcopal Peruana a todos los comunicadores a nivel nacional. Gracias a este trabajo periodístico,  “Radio Santa Rosa” fue reconocida con una placa y un diploma el 11 de noviembre de 2015.

Richard Morris

El nuevo rostro de Santa Rosa, presentado por un equipo de científicos, terminó por desnudar y poner en vigencia el fervor del pueblo peruano por la santa. Ese mismo fervor que se reconoce en sus acciones, aún con el paso de los años. Hechos como este ocurrido en 1615, se guarda en la historia del Perú. Sucedió cuando piratas holandeses invadieron la ciudad jardín, Rosa reunió a las mujeres en la Basílica del Santísimo Rosario del Convento de Santo Domingo, para rezar por la salvación de todos. Trepó el altar, con los hábitos remangados defendió con su cuerpo, a Cristo en el Sagrario. Pronto el capitán pirata falleció y los atacantes huyeron.

Cierre de año jubilar en Lima

En un abrir y cerrar de ojos el periodista recuerda, “Siempre anduve buscándola y ella me encontró”. Postrado a sus pies, Richard le pedía por la vida de su pequeña. Ahora el reto es mayor, pues le toca difundir su obra como comunicador. Se convierte entonces, como mujer comprometida con el evangelio, en ejemplo para muchos.

Agosto siempre será un mes especial para todos los peruanos, y es que se recuerda su paso a la eternidad el 24 de agosto de 1617. La Iglesia en el Perú celebra la fiesta litúrgica de la primera santa del continente americano, el 30 de agosto por este motivo se realizará una acción de gracias presidida por el cardenal Raúl Eduardo Vela Chiriboga, arzobispo emérito de Quito, Ecuador, enviado especial del papa Francisco al Perú.

Desde distintas partes del mundo se pueden recibir peticiones y cartas dirigidas a la santa a través del buzón virtual disponible en santarosa.correo@gmail.com.

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s