Archivo del Autor: OFS de Mexico

Acerca de OFS de Mexico

Espacio de la Orden Franciscana Seglar en México Encuéntranos también en www.ofsdemexico.blogspot.mx

¿Quieres tener éxito en el noviazgo? Cultiva estos valores

Descubre qué actitudes llevan a una relación profunda, sincera y llena de respeto

En algún momento de nuestra vida nos descubrimos ilusionados y cautivados por una persona en especial. Podemos afirmar que nada se compara con la presencia de “ese alguien” y nuestro cariño se fortalece en la medida que encontramos correspondencia a las atenciones y detalles que mutuamente se procuran en pareja.

Lamentablemente, pocas son las parejas que pudieran servir de modelo para ilustrar como debe vivirse el noviazgo. Los más nobles sentimientos parecen estar sometidos a unos cuantos encuentros casuales, al placer sensual, a rendir nuestro juicio y voluntad a las exigencias de la otra persona. Tal vez la modernidad propone una vida sin compromisos, donde a final de cuentas lo importante es “pasar un buen rato”…

El noviazgo es sinónimo de correspondencia y afinidad, ¿pero en qué? Primeramente en valores, sentimientos, intereses, gustos, aficiones… Eso es lo importante. La atracción física y la diversión son los elementos decorativos de una relación profunda, pero nunca el motivo de unión y de entrega absoluta.

Si deseamos que el noviazgo sea un medio para el desarrollo individual y el crecimiento como pareja, es necesario poner en práctica algunos valores necesarios e importantes para lograr este objetivo:

Respeto

Siempre se habla de respetar ideas, gustos, hábitos y costumbres, pero eso no significa estar de acuerdo con todo, o permanecer indiferentes. Muchos de estos aspectos pueden no parecernos e incluso disgustarnos y lo correcto será ayudarse mutuamente a corregirlos. Recordemos que cuando existe un interés y cariño auténticos, siempre se buscará el bien de la otra persona.

El respeto en pareja también debe vivirse en las manifestaciones de cariño: caricias, abrazos, besos e incluso palabras. ¿Cómo saber que estamos actuando correctamente? Alguien decía a una joven pareja: “Cuando estén a solas, compórtense de la misma manera que si estuvieran delante de sus padres o de otras personas; así no se equivocarán, ni cometerán una imprudencia”.

Con nuestro digno comportamiento, también demostramos respeto por nuestros padres, la familia y todos los principios morales recibidos en casa, la escuela y la religión.

Decencia

En el noviazgo siempre es necesario evitar todo aquello que sea provocativo: ropa, posturas, caricias, palabras y hasta algunos tipos de baile. Estos son recursos que utilizan las personas para aprovecharse de la situación y lo único que buscan es una relación pasajera. Si deseas que te tomen en serio y te aprecien de verdad, evítalas; así no darás la impresión de ser una “persona fácil”. También es conveniente tener un horario adecuado para salir, pues siempre habrá murmuraciones respecto a las parejas trasnochadoras.

Después de todo, cualquier persona prefiere entablar una relación seria con alguien que viva este valor, pues no existe nada en su conducta que sea reprochable, ni rumores ni calumnias, solo comentarios positivos. El comportarse decentemente garantiza tu buena fama.

Sana Diversión

Uno de los más grandes peligros que existen en los noviazgos es la búsqueda constante de nuevas diversiones. Lo más difícil es encontrar actividades que nos permitan vivir los valores y conducirnos con respeto.

La ociosidad y la falta de prudencia en pareja constituyen la causa de todos los desaciertos que se cometen. Por eso ayuda mucho el asistir a lugares públicos con adecuada iluminación; participar en actividades de conjunto; platicar en casa o ver películas a puertas abiertas, además de cerciorarse que alguna otra persona se encuentra en el lugar; tener alguna afición: deportes, música, pintura, colecciones; utilizar el auto para transportarse y no como “refugio” para tener cierta intimidad.

Conviene recordar que los lugares y actividades donde circula el alcohol, drogas o prevalece un ambiente sensual, disminuye nuestra capacidad de autodominio; por lo tanto, no deben considerarse como la mejor opción para divertirse.

Autoestima

En apariencia la autoestima en un valor egoísta, donde proteger nuestro yo íntimo es lo más importante para no salir lastimados. Pero la realidad es que la autoestima nos permite descubrir todo lo bueno que tenemos (cualidades, habilidades, hábitos), así como nuestros defectos. Esto nos permite desarrollar nuestras cualidades y buscar la manera de superar nuestras fallas. El conocimiento propio nos brinda seguridad y confianza, tomando conciencia del valor que como personas tenemos.

Cuando la autoestima está bien fundamentada, se aprende a aceptar los consejos y críticas para mejorar nuestra persona: modales, vocabulario, forma de vestir, disposición al trabajo o al estudio, relación familiar, etc. Pero también nos ayuda a defender nuestros principios morales, rechazar la manipulación de nuestras ideasy sentimientos para ceder a los caprichos de otra persona, sea cambiando nuestra conducta, creencias, amistades o donar nuestro cuerpo por temor a perder “ese cariño”.

A pesar del dictado de nuestros sentimientos, la autoestima nos permite abandonar una relación que no prospera por las discusiones, la falta de entendimiento y de respeto, o que definitivamente nos impide comportarnos con dignidad.

Compromiso

¿Compromiso en el noviazgo? Esto sí que es novedad. Aunque parezca exagerado y fuera de contexto, no debería extrañarnos hablar de este valor si lo consideramos como elemento indispensable para desarrollar nuestra personalidad.

La formalidad en nuestra conducta nos lleva a cumplir lo mejor posible los compromisos adquiridos, esto es, corresponder a la confianza depositada, demostrar que nuestra palabra empeñada vale tanto o más que un contrato escrito, vivir la sinceridad evitando la mentira y la doble personalidad, discretos para no revelar las confidencias recibidas… ¡Lo mismo que en un trabajo profesional, con los amigos o en familia! Ese es el primer compromiso que tenemos: ser honestos con nosotros mismos para poder cumplir íntegramente con los demás..

En todas las relaciones humanas hace falta comportarse con madurez y seriedad; el noviazgo no es una relación de segunda categoría por ser una “relación informal”. Esto significa evitar jugar con los sentimientos de la otra persona, engañar a varias a la vez o buscar la compañía para cuando no haya algo mejor que hacer.

De alguna manera, al vivir lo mejor posible nuestro noviazgo nos estamos preparando para adquirir mayores compromisos, como puede ser el matrimonio. Lo cierto es que la falta de compromiso en cualquier actividad o relación, termina por llevarnos a la superficialidad, la apatía y la trampa… ¿Se puede confiar en alguien así?

Esto no quiere decir que al tener una pareja debemos permanecer “atados” indefinidamente. Se trata de poner en orden nuestros intereses, planes, actividades y sentimientos, para encontrar el momento justo y la persona adecuada para emprender una relación. Comportarse de esta manera nos da personalidad, madurez y calidad humana.

Devolver el encanto al noviazgo es algo más que ver la vida color de rosa, es recuperar el respeto y la dignidad de hombres y mujeres, convirtiéndose en personas con la capacidad de formar una familia que vive y transmite valores humanos a la sociedad.

Artículo originalmente publicado por encuentra.com

Let’s block ads! (Why?)

Cruzar 8.000 km y cinco fronteras para que tu hijo nazca libre

Capture Youtube Todo Noticias

Cientos de venezolanos llegan cada semana a Argentina con el propósito de iniciar una nueva vida

Marjory Campos cursaba el último mes de embarazo cuando emprendió una drástica decisión. Cueste el esfuerzo que cueste, su hijo Enzo no nacería en Venezuela. Cruzar a pie a Colombia, y viajar por once días hasta Córdoba, Argentina, no la amedrentaban. Para hacer el viaje en avión necesitaba tarjeta internacional o dólares, por lo que no fue opción.

Su hermana la aguardaba y la invitaba desde febrero a esta ciudad argentina, lejos de la inseguridad, la inflación, la falta de insumos médicos y alimentarios, que sufre su país. Por el costo de vida más bajo que en Buenos Aires, ya hay otras familias venezolanas que eligen esta provincia mediterránea como destino de su exilio.

“El hecho de no conseguir pañales ni leche ni los alimentos básicos para una criatura es más que suficiente”, argumentó ya en la provincia argentina, y con Enzo en brazos, a la cadena Teleocho. El esfuerzo tuvo como objetivo, reconoció, que Enzo pueda “crecer como merece todo niño, sin preocupaciones, y libre”.

El eterno periplo, complicado porque al cruzar la frontera con Colombia a pie la lluvia la empapó a ella y su equipaje de mano, implicó atravesar territorio colombiano, ecuatoriano, peruano y chileno, hasta alcanzar suelo argentino. Un venezolano que viajaba hasta Buenos Aires la ayudó durante el trayecto, ya que su madre y el padre del niño aún no pudieron salir de su país.

Enzo nació el 29 de julio a la 1 AM en el Hospital Materno Neonatal, de Córdoba. Según relató a la prensa Marjory, retuvo las contracciones para que no nazca el 28, puesto que ese día es el aniversario del nacimiento de Hugo Chávez.

Como Marjory, estudiante de Ingeniería, cada semana llegan a la Argentina 600 venezolanos con el propósito de instalarse en el país sudamericano. Según informó el diario Clarín, sólo en los primeros seis meses los trámites de radicación superaron en un 20% los completados en todo 2016. De enero a junio, se autorizó la radicación de más de 15.000 venezolanos. La gran mayoría de ellos tiene entre 22 y 42 años, y cuenta con estudios universitarios.

Ingenieros, periodistas, politólogos, profesores universitarios, entre otros, se disponen a empezar de cero buscando una alternativa mejor para ellos y sus hijos.

Let’s block ads! (Why?)

¿Qué hay que hacer al entrar en una iglesia?

© Pascal Deloche/Godong

Benitier. Église de la Ferte Loupire.

Existen ciertas reglas de sentido común que conviene respetar cuando se entra en un edificio religioso

Para saber qué actitud adoptar en el momento de acceder a una iglesia, antes hay que comprender dónde se está entrando: una iglesia es un lugar de oración y de celebración de oficios litúrgicos. Alberga el Santísimo (la Eucaristía) y quizás también otros objetos de veneración, como reliquias de santos y mártires o iconos.

El sacramental del agua bendita

Primero, conviene prepararse, en cuerpo y alma, con una buena disposición antes de entrar en una iglesia. Tal es el objeto de la práctica del sacramental del agua bendita.

Presentada en las pilas de agua bendita a la entrada de la iglesia, esta agua que ha recibido la bendición de un sacerdote es utilizada para dibujar el signo de la cruz y alejar al demonio de aquellos que realizan este gesto con fe, rompiendo con la agitación del mundo exterior.

El momento en que se traza el signo de la cruz es el momento oportuno para girar nuestro espíritu hacia Dios, físicamente presente en la iglesia.

Ubicar el Santísimo y el altar mayor

En efecto, las iglesias cobijan al Santísimo bajo la forma de especies consagradas —convertidas en el verdadero cuerpo de Cristo— durante la misa. Jesús Eucaristía reposa así en un tabernáculo y su presencia es significada por una luz de color rojo.

A menudo, este tabernáculo está situado cerca del altar mayor, en el coro y en alineamiento directo con la nave central. Sin embargo, a veces hay una capilla lateral dedicada a esta función.

Conviene efectuar una genuflexión ante este tabernáculo: ¡estamos en presencia de Cristo! Es costumbre, cuando el Santísimo no se conserva cerca del altar mayor, inclinarse en el momento que se pase ante el altar. Más que una simple mesa, se trata del lugar donde se lleva a cabo el santo sacrificio de la misa.

En las iglesias orientales, los iconos de Cristo y de la Virgen María, llamados iconos despóticos, se disponen delante del “muro de iconos”, llamado iconostasio, el cual alberga el altar. Es costumbre venerar estas imágenes cuando se visita la iglesia, también durante las celebraciones.

Ser atento y benevolente hacia el clero y los demás visitantes

La iglesia es un lugar de oración, de adoración, pero también es lugar de celebraciones y de confesiones. Es importante velar por la quietud de las iglesias y, si hay una celebración en curso, respetarla, sobre todo si se llega en el momento de la consagración o de la administración de la comunión.

En cualquier caso, entrar en una iglesia implica una atención benevolente: hay que identificar los confesionarios ocupados y no acercarnos a ellos para así respetar el secreto de la confesión.

A menudo, hay espacios especialmente dispuestos para la oración o la adoración, por lo que conviene no visitarlos por simple curiosidad para no perturbar a las personas que vienen a rezar.

Let’s block ads! (Why?)

Cuando nos visita la muerte

Testimonio de Guadalupe Arbona sobre el cáncer

La mirada de la profesora de literatura comparada en la Universidad Complutense de Madrid, Guadalupe Arbona, después de su experiencia por el cáncer, es muy potente. No la conocí antes de esta experiencia. Ojos intensos, mirada profunda, curiosa, herida y salvada al mismo tiempo. Su testimonio es muy útil para quien haya pasado por este trance. Lo ha dejado por escrito en Editorial Encuentro. En esta entrevista, Guadalupe, que es miembro del movimiento Comunión y Liberación (CL), abre su alma.

¿Necesitamos la proximidad de la muerte para revisar nuestra vida?

No lo sé. No creo que la muerte en sí misma, que siempre es repugnante, traiga nada, pero es verdad que el límite que pone delante hace emerger el valor de lo que se vive.

Pero vamos a mi caso concreto para que estas cosas no suenen a huecas. No quiero dejar de contar cómo recibí la noticia de la enfermedad que amenazaba mi vida. En septiembre de 2015, salí de la anestesia de una prueba rutinaria, echada en la camilla y todavía algo adormilada, vi la cara del médico seria, muy seria, le pregunté si era cáncer y el médico me dijo que sí. Fue seco y rotundo. Yo también lo fui en mi pregunta. No quería medias verdades.

La noticia de que tenía cáncer hizo que saliese lo que era más querido para mi, y para mi sorpresa, lo que vino a mi conciencia, desde el primerísimo instante en que lo supe, fue el que yo era querida por Otro. En esos momentos no cabe el engaño, no se improvisa, no hay impostura posible, no se puede maquillar la experiencia.

Recordé una noche del 1985 en la que se me había impuesto, a través de la convivencia estrecha con unos amigos, el hecho de ser querida por una Presencia que me había creado y que me daba la vida. Treinta años más tarde se ponía a prueba, de una manera muy radical, si la circunstancia del dolor era también para comprender el designio del Misterio sobre mí. Así se lo dije a mis hijos al llegar a casa, consciente de que tenía que descubrirlo en lo que cada día me trajese.

Después del año y medio de hospitales, de operaciones, de tratamientos agresivos, etc. puedo decir que no hay lamento. Hay días que me miro al espejo y veo que el sufrimiento ha dejado sus huellas físicas, y pienso ‘es evidente que he envejecido, que ahora tengo achaques y padezco los efectos secundarios de los tratamientos’, pero no es toda la verdad porque también he ganado en estima por las cosas y las personas, en apertura hacia lo que sucede; ahora tengo más ganas de descubrir el significado de lo que veo, toco, enseño, escribo. Estos meses han abierto las compuertas del deseo de significado y también he visto la miseria que soy, la inmensa fragilidad que, afortunadamente, ha sido rescatada para un plan bueno.

¿En qué la ha cambiado la situación de enfermedad que ha vivido?

En dos cosas. Ha cambiado mi mirada, ahora es más transparente. Es como si hubiesen caído muchos velos, muchas presunciones, inquietudes, prejuicios, angustias, escepticismos… esa especie de pantallas que ponemos sobre las cosas que nos aísla y nos llena de rabia porque lo que hacemos es separarnos de lo que ocurre.

La enfermedad me ha descubierto que toda la realidad se hace amable, deseable en lo cotidiano y en los grandes acontecimientos, cuando se vive como dada, y el primer dato es que yo no me doy la vida a mí misma, otro la hace posible cada instante.

En segundo lugar, he ganado en curiosidad. Al ver lo que he descubierto en este tiempo de prueba, que ha sido mucho, se ha renovado el deseo de conocer lo que me espera, cómo se va a ir cincelando mi vida al hilo de lo que se me vaya poniendo delante. Tengo la seguridad de que el Misterio está en lo cotidiano; y también en lo que afecta a los pueblos y a lo que pasa en el mundo: no puedo callarme la conmoción que todavía tenemos todos por los atentados en Cataluña hace pocos días y cuánto hemos sentido el zarpazo de la violencia y la nada.

En estas jornadas he caído en la cuenta de la diferencia con la reacción que provocaron en mí los atentados de Atocha en 2004. Aquellos me quebraron el cuerpo y me llevaron a buscar la experiencia del Crucificado. Los de Cataluña me han dolido igual o más, pero además me he dado cuenta de que, en medio del dolor, nace un deseo pertinaz de que sean las razones de una vida las que construyan nuestros pueblos y contribuyan al bien común, que la vida de cada uno de nosotros es una respuesta al terror.

Y así veo que soy la misma y no soy la misma, es decir avanzo, doy pasos hacia delante. Veo que crezco, y por eso aumenta mi curiosidad, mi esperanza respecto al futuro, en términos cristianos.

¿Le quedan muchas puertas por abrir?

Sí, muchas. Soy una mujer nacida y crecida en el siglo XX y por eso tiendo a pensar en mí misma como autosuficiente y autónoma. Como si no hubiese puertas que abrir porque las cosas ya tienen el orden que yo les puedo dar. Pero lo que me traen las nuevas generaciones, mis alumnos, los jóvenes, los millenials, es un sentido de la fragilidad y de lo incompleto que es más concorde con lo que soy. A este sentido de pobreza y necesidad le debo mucho, por eso me considero afortunadísima de poder convivir diariamente con jóvenes. Al sentido de que esas puertas abiertas no son maldiciones se lo debo a mi experiencia humana de estar acompañada. No quiero vivir como si las puertas fueran puertas peligrosas, no coincido con el refrán castellano que dice: “casa de dos puertas mala es de guardar», advirtiendo de amenazantes aperturas.

¿Hay alguna que no ha cerrado?

No, yo no quiero cerrar puertas para que la casa esté guardada, prefiero coincidir con la cita de Raymond Carver de la que he sacado el título: «Today my heart like the front door stands open for the first time in months» (“Hoy mi corazón como la puerta principal está abierta por primera vez después de meses»).

Es verdad que a veces pienso ‘¡madre mía, una puerta más!’ sobre todo cuando tiene la cara del dolor del mundo, de la pobreza, de los que sufren…pero cuando me descubro abriendo una rendija veo la corriente de vida que llega y me enriquece.

Y sí, rotundamente, aspiro a esa pobreza fundamental del que no tiene nada excepto ese deseo de abrir puertas.

¿La literatura tiene capacidad salvífica y de consuelo?

Siempre digo que Puerta principal -las notas que he escrito durante este tiempo- nacieron como una flor que sale de entre los ladrillos, en una esquina del pavimento en la que ha quedado un resto de tierra. Por esa rendija sale la flor silvestre, sin que nadie sepa quién la ha sembrado, ni regado, ni cuidado.

Nace de entre la dureza del cemento y los ladrillos, y la ve el paseante atento cuando se sorprende porque hay una esquina colorida que quiebra la grisura general. La flor irreductible se impone porque es vida. Pues así han nacido estas palabras, sin haber sido previstas, ni programadas. Solo he ido escribiendo lo que en esos días me atraía o dolía: sentimientos, lecturas, impresiones, conversaciones… A propósito de la metáfora de la flor, me viene a la cabeza la novela de Elsa Morante, “La historia”. Cuenta una historia que siempre me ha impresionado. Describe los últimos momentos de un personaje que va a morir en un campo de concentración y en el instante antes de que le maten descubre una flor silvestre en la pared. Se conmueve. Arranca la flor con los dientes, la escupe y la pisotea. En el último momento de la vida, predomina el odio.

Para mí ha sido justo lo contrario, las palabras han salido como esa flor que nadie esperaba, me han conmovido a mí en primer lugar, y cuando he visto que también llegaban a otros, las he ordenado, he trabajado con Guillermo Alfaro para ponerle unas ilustraciones… Ahora es un libro gracias a Ediciones Encuentro.

Pero contestando a tu pregunta con más propiedad, sí, me han consolado y mucho. No me han salvado porque las palabras no salvan sino que relatan una experiencia de salvación. Lo grande es que ahora, una vez probado el gusto de darse en las palabras, y en especial, del diario literario, o de lo que los anglosajones llaman la bondad del «Life Writing», sigo escribiendo. Es como si, descubierta esa flor silvestre, quisiese encontrar más flores.

En su libro sale mucho la presencia, la compañía, la pregunta sobre “quién va a estar aquí en los momentos más duros”. ¿Por qué cree que surge tanto esta presencia-necesidad?

Sí, es verdad. No llega a ser un diálogo con Dios, como el espléndido de Flannery O’Connor que estoy ahora leyendo. En él la escritora norteamericana se dirige directamente a Dios: «Dear God…», así comienza cada página de ese diario. Yo no hice eso, y tu pregunta me ayuda a verlo más claro, yo dejé caer en estas palabras la pobreza, la necesidad, la fragilidad e incluso rebeldía ante las cosas que iba viendo y me descomponían o dolían.

Algunos críticos me han dicho que soy demasiado pudorosa en contar el dolor, y es cierto no he contado todos los detalles. No es mi estilo hacer de una vomitona unas páginas literarias, como hace Knausgard en “Mi lucha”, o de una incontinencia estomacal una tierna descripción de la enfermedad de su padre, como hace Philip Roth en “Patrimonio. Una historia verdadera”.

Creo que cuando hablo de los días en los que el aire que respiraba era como el plomo digo muchas cosas, o ese otro en el que la amenaza de la tormenta me hacía esconderme en el abrigo verde, refugiarme, intentar desaparecer, ahí creo que también sugiero mucho. O a lo mejor no he acertado y queda escondido para los lectores… No lo sé…

Pero ya que me preguntas con tanto acierto, sí, la lucha que está en el fondo de “Puerta principal” es con mi propio corazón que gritaba a veces desde la angustia, otras desde la ternura de una espera que intuye que a quien se anhela va a llegar. El grito y la espera es la que antecede a su dulce Presencia. No es sólo un diálogo sentimental porque lo que esperaba, y sigo esperando, es que Jesús me dé las razones y la inteligencia para poder vivir.

Let’s block ads! (Why?)

Una interpretación de “La Misión” como nunca antes la has visto

“Nella Fantasia” es una pieza instrumental original de este peliculón

Nathan Pacheco ha demostrado ser una de las voces más talentosas de la generación más joven de los cantantes de ópera crossover.

Su tenor suave llama la atención de una audiencia con emocionantes notas altas, que en ningún momento suena estridente o melancólico. Nella Fantasia fue lanzado en su más reciente álbum, Higher. En la grabación y en el video se le une la violonchelista Nicole Pinnell y su hermana Rebecca en el piano.

El arreglo íntimo fue realizado en una pequeña iglesia que reverbera perfectamente la voz de Pacheco.

Nella Fantasia no debería haber sido un aria. La melodía fue originalmente el tema de la película La Misión.

La cantante Sarah Brightman se enamoró de la melodía después de ver La Misión y escribió al compositor Ennio Morricone para obtener permiso para convertir Gabriel’s Oboe en una pieza lírica.

Morricone se negó rotundamente y Brightman procedió a enviar otra carta suplicando al compositor italiano cada dos meses. Tardó tres años, pero finalmente Morricone cedió y le permitió cantarla.

Se atribuye la letra a Ferraù, pero este es probablemente el nombre del traductor que cambió la letra en inglés de Brightman al italiano.

Sigue a Cecilia por Facebook

Por J-P Mauro

Let’s block ads! (Why?)

El Papa: “¿Caminas cabizbajo, con cara de chili con vinagre?” “¡Alégrate! Dios nos creó para ser felices” 

En la audiencia general el Pontífice reflexiona sobre la novedad de la esperanza cristiana y anima a no dejarse confundir por las malas noticias, la crónica y los problemas de la vida…

“¿Soy una persona de “primavera, que espera el sol, Jesús, o de otoño siempre cabizbajo, amargado, con la cara de chili con vinagre?”, inquirió el Papa entre las risas de los presentes en la audiencia general de este miércoles en la mañana, 23 de agosto de 2017, en la Sala Pablo VI en el Vaticano.

El Pontífice habló de “aquellos que delante a tantas calamidades dicen: ‘la vida no tiene sentido’” y afirmó que “nosotros los cristianos no creemos esto. [….] Somos gente más de primavera que de otoño”, aseguró, llamando a la felicidad que viene de Dios. 

Cabizbajo-anticristiano

El Papa recalcó que “la esperanza cristiana tiene base en la fe en Dios que siempre crea novedad en la vida del hombre, en la historia y en el cosmos. Novedad y sorpresas”.

“Nuestro Dios es el Dios que crea novedad, porque es el Dios de las sorpresas. No es cristiano caminar cabizbajo, sin alzar la mirada al horizonte, como hacen los cerdos que siempre van así (mirando por el suelo).

Francisco instó a dejar esa actitud no cristiana “como si toda nuestra vida no tuviera alguna meta y ningún puerto, y nosotros estuviéramos obligados a un eterno ir vagando, sin alguna razón para tanto esfuerzo. ¡Esto no es  cristiano!”.

En este sentido, la novedad de la esperanza cristianaha sido el tema de la catequesis de hoy y el texto de la Biblia para la reflexión: “Ahora todo lo hago nuevo” (Ap, 21-5).

Malas noticias 

El Papa instó a no dejarse confundir por las malas noticias. Por citar dos ejemplos, rememoró las últimas noticias de Barcelona con los atentados terroristas y la persecución de cristianos en el Congo. “He saludado a algunas personas de Barcelona, de Congo. ¡Cuántas noticias tristes que vienen de allá!”.

“Traten de pensar en las caras de los niños temerosos de la guerra, el llanto de las madres en duelo, los sueños rotos de tantos jóvenes, los refugiados que se enfrentan a viajes terribles, explotados…”. “La vida por desgracia es también esto. A veces se diría que esto es sobre todo”, constató.

“Pero hay un Padre llorando con lágrimas de infinita piedad hacia sus hijos”, aseguró. “Un Padre que nos espera para consolarnos, porque conoce nuestros sufrimientos y nos ha preparado un futuro diferente”.

El Papa insistió en que esta “es la gran visión de la esperanza cristiana” que se expande en todos los días de nuestra existencia.

“Dios no quiso nuestras vidas por error, forzándose a sí mismo y a nosotros a duras noches de angustia. Nos ha creado porque nos quiere felices […]¡Dios trabaja para rescatarnos!”, aseguró.

“Creemos y sabemos que la muerte y el odio no son las últimas palabras pronunciadas sobre la parábola de la existencia humana. Ser cristiano implica una nueva perspectiva: una mirada llena de esperanza”.

¿Primavera u otoño?

El Papa dirigió de nuevo una pregunta: “¿Yo soy una persona de primavera o de otoño?”. 

“El cristiano sabe que el Reino de Dios, su señorío amoroso está creciendo como un gran campo de grano, aunque hay las malas hierbas (cizaña) en el medio”.

Siempre hay problemas, los chismes (habladurías), las guerras, las enfermedades,… existen problemas, pero el maíz (el grano) crece”, confirmó.

Al final “el mal será eliminado. El futuro no nos pertenece, pero sabemos que Jesucristo es la mayor gracia de la vida: es el abrazo de Dios que nos espera al final, pero que ya ahora nos acompaña y nos consuela en el camino”.

“Él nos conduce a la gran “morada” de Dios con los hombres (Ap 21: 3), con muchos otros hermanos y hermanas, y traerá a Dios el recuerdo de los días vividos allí abajo.

Y será agradable descubrir en ese momento que nada se ha perdido, ni una lágrima, ni una sonrisa. ¡Nada! Mientras nuestra vida ha sido larga, parecerá haberse vivido en el tiempo de un respiro”.

Creadores del bien

“La creación no se detuvo en el sexto día del Génesis”: el Papa aseguró que la “creación de Dios continúa incansable, porque Dios siempre ha estado preocupado por nosotros”.

El Obispo de Roma indicó que esta preocupación no terminará “hasta el día en que se haga todo, en la mañana cuando las lágrimas se extingan, en el mismo instante en que Dios pronunciará su última palabra de bendición: “Ahora hago nuevo todo”.

Indicó que Dios es el Padre de la novedad y de las sorpresas. “Y ese día seremos muy felices, ¿y lloraremos? Sí, lloraremos de alegría”, dijo con voz sonora.

El coro de la Universidad de Salamanca acompañó con sus voces la audiencia: “¡Yo pensé que en Salamanca solo se estudiaba sobre los libros, pero cantan bien!”, bromeó.

Virgen María

Después de resumir su catequesis en varios idiomas, el Sucesor de Pedro dirigió expresiones particulares de saludo a los peregrinos de lengua española, en modo particular a los grupos provenientes de España y América Latina.

“Por intercesión de santa Rosa de Lima, cuya fiesta celebramos hoy, pidamos a la Virgen María que aun en medio de las dificultades y oscuridades de la vida mantengamos encendida la luz de la esperanza, la certeza de que Dios es nuestro Padre y nunca nos abandona”.

La Audiencia General concluyó con el canto del Padrenuestro y la bendición apostólica.

Let’s block ads! (Why?)

¿Es cierto que las algas marinas son ricas en calcio?

Cada tipo de algas aporta diferente cantidad de calcio, así que conviene saber escoger a la hora de preparar nuestras comidas

Es común en una consulta nutricional que se pregunte si es recomendable consumir tal o cual alimento, o si es verdad que son buenos. Algo así sucede con las algas. ¿Tienen el calcio suficiente como para sustituir a los lácteos en mi alimentación?, me preguntó una señora en una oportunidad.

Es cierto que las algas marinas son un alimento muy rico en fibra y en minerales como el calcio, pero su contenido de nutrientes varía de acuerdo al tipo de algas.

El consumo de estas algas en algunas partes de los Estados Unidos y América del Sur ha crecido tanto durante los últimos cincuenta años que la demanda ha superado a la oferta procedente de las reservas naturales (silvestres). Japón y China son los mayores productores, cultivadores y consumidores de algas en el mundo.

El 66% de las especies de algas conocidas se usan como alimento, siendo los países asiáticos los mayores consumidores utilizando diversas formas culinarias.  En cambio, en países occidentales se utilizan principalmente para la extracción de hidrocoloides (sustancias parecidas a las gelatinas) como agar, carragenina y alginatos.

Las algas se clasifican según su pigmentación en 3 tipos: las más grandes son las pardas, luego están las rojas que tiene un tamaño más pequeño y las verdes.

Variedades de algas marinas comestibles

  • Dulse: las hojas son planas y lisas, tienen una pigmentación roja y azul. Si es fresca se puede emplear como una verdura similar a las espinacas. También se puede secar y tostar para consumirla como las patatas fritas o puede añadirse cruda a ensaladas y salsas, en sopas o al vapor.
  • Nori: es la principal alga consumida en Japón. Es parda  y se vende en láminas rectangulares. Sus hojas se utilizan principalmente para enrollar el sushi o  para espolvorear sobre el arroz y la pasta.
  • Wakame: es la segunda alga más importante de Japón luego de alga Nori. Es rizada y de color verde oscuro. Su uso es fresco, seco o molido. Es un ingrediente fundamental de la sopa de miso, pero también se emplea como condimento en arroces y cereales.
  • Hijiki: alga parda con forma de espaguetis, de intenso aroma marino. Es una de las plantas más ricas en minerales. Se utiliza en seco en sopas y platos de verdura.
  • Kombu: es un alga parda de hojas anchas y brillantes, que se vende en tiras en unos 30 cm. de largo. Es un gran potenciador del sabor debido a su alto índice de ácido glutámico. Por ello se usa principalmente en sopas -una de las más conocidas es la llamada dashi (de sabor muy intenso)-, también en guisos, ensaladas o cocido con legumbres.
  • Agar-Agar: Es un hidrato de carbono complejo que se obtiene de la mezcla de ocho tipos diferentes de algas rojas. Se emplea generalmente como aditivo espesante alimentario. Se encuentra disponible en hebras o en polvo y no tiene sabor. Con ella se elaboran gelatinas de frutas y vegetales o también para espesar salsas.

 

Su aporte nutricional

Las algas tienen un bajo aporte calórico y un alto contenido de proteínas, fibra dietética, minerales y vitaminas.

Son fuente de vitaminas A, B1, B12, C, D y E, riboflavina, niacina, ácido pantoténico y ácido fólico.

El aporte de minerales también es alto, de los  macrominerales se destacan el sodio, calcio, potasio, cloro, sulfuro y fósforo. Dentro de  los microminerales se incluyen principalmente el yodo, hierro, zinc, cobre, selenio y flúor.

Además son fuente de yodo, pueden llegar a aportar el requerimiento diario que es de (150 µg/día). A su vez al presentar una relación Na/K (sodio /potasio) baja, contribuye a disminuir la incidencia de hipertensión.

En relación al tipo de fibra que presenta, es mayormente de tipo soluble. Esto quiere decir que tiene mayor capacidad de aumentar la viscosidad, por tanto reducir la respuesta glicémica y el colesterol en el plasma.

Con respecto al calcio, a pesar de que todas lo presentan, difieren en su contenido. En las algas wakame el contenido de calcio es mucho más alto que en las demás, es de aproximadamente 1400 mg por 100 gramos de alimento.

Si la comparamos con la leche, el aporte del alga es mucho mayor, ya que el contenido de calcio de la leche en 100 gramos de alimento es de 120 mg. Significa que consumiendo 20 gramos de alga wakame ya se obtiene casi la misma cantidad de calcio que un vaso de leche.

La recomendación es consumir entre 20 y 30 gramos de algas al día, de 1 a 4 veces por semana.

Como precaución se debe tener en cuenta que aquellas personas que presentan hipertiroidismo deben hacer un uso moderado de este alimento porque presenta altas cantidades de yodo.

Es un alimento sumamente útil para personas vegetarianas, veganas o que quizás no consumen alimentos fuente de calcio como los lácteos. Además, al presentar un sabor agradable, es una fácil opción para añadir en distintas preparaciones, como sopas, ensaladas y cocinarse con otros vegetales.

Let’s block ads! (Why?)