Frases del Papa Francisco que te harán reflexionar

Con palabras sencillas, mucho sentido común y una fuerte espiritualidad el Papa Francisco ayuda a miles de personas que cada día se nutren de sus pensamientos para meditar sobre las circunstancias de su vida y decidir cómo afrontarlas.

En esta galería encontrarás algunas de las frases del Papa Francisco que pueden inspirarte en tu día a día. 

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Amar es cuidar

Antes de cuestionar cómo está el otro, ponte a cuidarle incluso sin que te lo pida.

Así como un vaso de agua, un buen cuidado no debe negarse. La diferencia es que la gente no lo da un buen cuidado a cualquiera. Quien es importante la vida de uno recibe todo lo que su voluntad de hacer bien pueda ofrecer.

En nuestra vida cotidiana, la gente recibe el calor en los brazos de consuelo de quien le demuestra afecto, ternura, complicidad y amor.

Cuidar es llevar consigo a la gente que realmente amamos.

No es una casa enorme quien acoge. No es un coche bueno que el que lleva cariño. No es la ropa de marca la que viste una sonrisa sincera al ver al otro feliz. No es una cama de lujo responsable de la comodidad de acostarse sobre el calor de un pecho que calma las lágrimas, que comparte sueños. No es un estatus el que oficializa la unión recíproca.

El que crea lazos es el cuidado pensado en satisfacer las necesidades del otro. El cuidado sirve de sustancia para que el corazón lata con fuerza, para que en él quepan dos y hagan familia.

Que jamás acabe el cuidado por quien amamos aunque falten bienes materiales.

Antes de cuestionar cómo está el otro, ponte a cuidarle incluso sin que te lo pida.

Amar es ser servicial. Pequeños gestos y atenciones hacen la diferencia y demuestran que amar es cuidar.

Por Soma de todos os afetos

Let’s block ads! (Why?)

¿Cómo saber si estamos tomando la mejor decisión?

4 ingredientes para pensar y ser eficaz en el mundo de hoy. Todo lo que hacemos, sentimos y queremos está influenciado por nuestro pensamiento.

Cada época demanda para las personas diferentes exigencias y el siglo XXI no es la excepción. Basta con percibir los cambios surgidos a partir de la globalización y la tecnología para darnos cuenta de la transformación ocurrida en la vida no sólo laboral sino personal y familiar. 

A nivel profesional, la exigencia para por el nivel de estudios y el desarrollo estas competencias y habilidades :

  • creatividad e innovación,
  • pensamiento crítico,
  • auto aprendizaje,
  • comunicación,
  • colaboración y trabajo en equipo,
  • adaptabilidad,
  • proactividad,
  • orientación a resultados,
  • liderazgo,
  • responsabilidad
  • respeto
  • habilidades socioculturales
  • manejo de la información y de la tecnología.

Si bien todas son muy importantes, en esta ocasión vamos a ver algo sobre el pensamiento crítico, tan indispensable para la vida.

¿Qué es el pensamiento crítico?

En términos generales, el pensamiento crítico tiene que ver con la capacidad para razonar eficientemente, hacer juicios y tomar decisiones así como para resolver problemas. 

Hoy en día el mundo gira alrededor de constantes y acelerados cambios. La continua toma de decisiones se enfrenta a una rápida y exagerada cantidad de información la cual hay que saber analizar y seleccionar para elegir lo realmente verdadero y bueno.

Somos seres libres que elegimos a cada instante. Todo lo que hacemos, sentimos y queremos está influenciado por nuestro pensamiento.

Pero, ¿cómo saber si estamos tomando la mejor decisión? Buscamos decisiones que nos lleven a consecuencias positivas por lo que la mejor forma de lograrlo es con una visión crítica acerca de los problemas y oportunidades a enfrentar en la vida. 

Cuatro elementos para desarrollar el pensamiento crítico

De acuerdo al estudio de la Foundation for Critical Thinking con sede en California, en una mente crítica existen cuatro aspectos principales para aprender:

1. Claridad en el pensamiento 

Muchos problemas surgen por falta de claridad en la información. Es necesario verificar que realmente se entienda lo que se tiene que comprender. Algunas acciones para tener mayor claridad en las ideas: 

  •   Analiza una idea a la vez. 
  •   Elabora una síntesis de lo que hayas entendido, y compártelo con alguien más  para corroborar que están entendiendo lo mismo.
  •   Relaciona el contenido o asunto con tu propio conocimiento o experiencia.
  •   Usa ejemplos para aclarar o dar soporte a la idea que estás diciendo y asegúrate  que los demás las entiendan.
  •  Confirma con la otra persona que estás entendiendo sus ideas. Pídele que lo explique con otras palabras, dé un ejemplo, o explícale qué entendiste para asegurarte si es correcto.

2. Centrarse en lo relevante 

Pensar disciplinadamente evita que la mente divague en asuntos sin importancia. Se trata de centrarse en el tema, tarea o problema principal y en aquello que ayuda a resolverlo. Estar alerta a todo lo relacionado con el asunto concentrando a la mente en la información significativa que necesita para aprender, decidir o solucionar algo.

Algunas preguntas para verificar que el pensamiento se enfoca a lo relevante: 

  •   ¿Estoy centrado en el principal tema, problema o tarea? ¿Es relevante? ¿Cuál es la pregunta clave? 
  • ¿Cómo puedo asegurarme que la información es exacta y relevante? ¿Estoy desviándome a problemáticas no relacionadas? ¿Considero todos los puntos de vista?

3. Realizar o formular preguntas 

Los buenos pensadores constantemente hacen preguntas para comprender y tratar mejor el mundo que les rodea. Cuanto más elaboramos preguntas, más desarrollamos la habilidad para formularlas de una manera más profunda y obtener la información exacta.

Algunas acciones para formular preguntas poderosas o útiles: 

  • Cuando no entiendas algo, haz una pregunta para aclarar la información. 
  • Al estar frente a un problema complejo, formula la pregunta de diferentes modos hasta que describa realmente la situación que estás resolviendo.

4. Ser razonable

Los buenos pensadores son capaces de cambiar de idea cuando descubren otra mejor, tienen la disposición para cambiar cuando se les da una buena razón para hacerlo. Saben redefinir la manera de ver las cosas. Están alerta a identificar otra forma mejor de interpretar la información, reconocen la importancia de ésta y de diferentes opiniones o puntos de vista en sus vidas.

Estrategias para ser más razonable: 

  • Reconocer cuando estás equivocado. Admitir que el otro está en lo cierto. 
  •  Visualizar en la mente que es posible que tus ideas estén mal y puedes cambiar de opinión ante buenas razones.
  •  Muestra disposición para estar abierto a escuchar otros puntos de vista.

Let’s block ads! (Why?)

De inmigrante a inmigrante: un ministerio entre pares

Iniciativas en Chicago a favor de los inmigrantes

Una consigna recorre gran cantidad de las organizaciones afines a la Iglesia católica de Estados Unidos: defender y afirmar la dignidad de los inmigrantes y de los inmigrantes indocumentados, en todo el territorio de la nación americana y en la frontera sur, en los 3.126 kilómetros que comparte este país con México…, y con el resto del continente americano.

Uno de estos ejemplos importantes se encuentra en Chicago, la segunda ciudad con mayor número de inmigrantes de origen hispano de Estados Unidos, solamente detrás de Los Ángeles.

Ahí han surgido varias iniciativas como el Instituto de Pastoral Migratoria que se ha convertido en el centro de capacitación de líderes diocesanos, pastorales y laicos de todo Estados Unidos sobre cómo iniciar el ministerio dirigido por inmigrantes para el servicio, la justicia y el acompañamiento en las comunidades parroquiales.

La idea de fondo que anima a este Instituto es la de satisfacer las necesidades de los inmigrantes y las de sus familias, tomándolos como sujetos de pleno derecho y aceptando, que son indocumentados, mas no “ilegales”.

Una voz potente

Semanas después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump firmara una orden ejecutiva que rescindía la “política de tolerancia cero” para separar a las familias en la frontera, aún quedan muchos niños y adolescentes por reunirse con sus padres.

Cifras extraoficiales, suministradas por organismos no gubernamentales, hablan de, por lo menos, 2.300 pequeños que quedaron atrapados en el vacío legal que va desde el anuncio de la “tolerancia cero” hasta la revisión de la política, aproximadamente un mes y medio después de haberse iniciado en la frontera sur.

Mientras los estadounidenses observaban cómo su Gobierno responde a esta crisis humanitaria, quizá la de mayor envergadura que haya enfrentado el mandato de Trump, los líderes de la Iglesia han expresado su voz y han tomado medidas para ayudar a las familias inmigrantes, tanto en la frontera como en las comunidades de todo el país.

En un comunicado de prensa conjunto el 12 de julio, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) y Catholic Charities USA (Cáritas Católica, CCUSA) abordaron los esfuerzos para reunir a las familias en la frontera.

“Como hace mucho tiempo, CCUSA y los Servicios de Migración y Refugiados de la USCCB estamos prestando nuestra experiencia y experiencia para apoyar a las agencias de Cáritas en sus esfuerzos por reunir a las familias y cuidar a los niños inmigrantes durante este momento delicado”, dijeron entonces en un comunicado ambos organismos.

Si bien se oponen “firmemente a las políticas que llevaron a estas familias a separarse, seguimos comprometidos con trabajar para garantizar su reunificación segura. La protección de las familias es un elemento fundamental de la Doctrina Social Católica y este momento llama a todas las personas de buena voluntad a cooperar para reunir a estos niños con sus padres”, se lee en el comunicado.

Un ejemplo a seguir

La arquidiócesis de Chicago, por su parte, tiene una forma única de ofrecer apoyo y asistencia a dichas familias de inmigrantes, separadas y atemorizadas, a menudo en extrema soledad. Se trata de la generación, a través del Instituto de la Pastoral Migratoria, de un ministerio entre pares, de inmigrantes a inmigrantes, mismo que celebrará su décimo aniversario en agosto.

El ministerio está completamente activo en más de cincuenta parroquias y proporciona recursos para cerca sesenta parroquias. Si bien la mayoría de las que operan el Ministerio sirven principalmente a inmigrantes de habla hispana, algunas parroquias también ofrecen el ministerio –por ejemplo– en polaco, dijo Raymundo Valdez, coordinador de alcance nacional de Pastoral Migratoria.

Los “ministros pares” pasan por un proceso de formación y capacitación. Luego llevan servicios y asistencia a sus parroquias, como visitas de representantes del consulado mexicano o abogados de inmigración de varias organizaciones de asistencia legal.

También caminan junto con familias en circunstancias desafiantes, como tener un padre deportado o, como sucedió en una parroquia recientemente, tener un padre que regresa a México durante meses para completar la documentación para obtener un estatus legal.

“Algunos de los líderes brindan clases de ciudadanía, ayudan a las personas a llenar solicitudes de inmigración, van personalmente a la entrevista”, dijo Valdez.

Y agregó: “En el caso de la parroquia de Santa Rita aquí (en Chicago), después de que pasan el examen y se convierten en ciudadanos, son invitados durante las misas para recibir una bendición especial”.

Una herramienta valiosa

Los “ministros pares” también pidiendo a los feligreses que llamen o escriban a legisladores, visiten oficinas del Congreso y organicen marchas.

Con fondos de la comunidad vicentina, la arquidiócesis de Chicago está tratando de expandir el programa a otras áreas. “Hemos notado que otras diócesis están ansiosas por brindar apoyo a las comunidades de inmigrantes locales, pero a veces no han desarrollado las herramientas”, dijo Valdez.

A principios de este año, la Pastoral Migratoria inició programas piloto en la arquidiócesis de Kansas City-St. Joseph, Missouri, y la diócesis de Stockton, California. La arquidiócesis de Kansas City invitó a la Pastoral Migratoria después de que había rumores en la comunidad inmigrante de que las personas indocumentadas serían detenidas en la iglesia.

“No pasó nada”, dijo Valdez. “Fue solo un rumor. Pero existía el temor de que ir a la iglesia o llevar a sus hijos a clases de educación religiosa significara que nunca volverías a ver a tu familia”.

El cardenal de Chicago, Blase J. Cupich ha dicho siempre que los inmigrantes no deben ser vistos como extraños, sino “como contribuyentes y, utilizando su espiritualidad, su herencia, enriquecen la vida de nuestra Iglesia y de nuestro país”.

*Con información de Michelle Martin / Our Sunday Visitor Newsweekly*

Let’s block ads! (Why?)

Siria: El admirable testimonio de fe de una adolescente herida en un bombardeo

Gravemente herida en enero de 2018 durante los combates entre Daesh y el Gobierno sirio, Christine, de 16 años de edad, ofrece un testimonio conmovedor de fe y amor. Cuando el perdón prevalece

La vida de Christine cambió a las 13h del 26 de enero de 2018, con 16 años. Ese día, acompañada por su amiga Rita y otras cuatro niñas de la escuela de Besanzón, cruzó la plaza Bab Tumas de Damasco cuando, de repente, el cielo estalló.

Cayeron cientos de proyectiles, las sirenas de las ambulancias sonaban por toda la ciudad y los heridos y muertos no paraban de llegar a los hospitales de la ciudad. Entre ellos se encontraba la joven estudiante de secundaria Christine.

Ese día se encendieron velas en todas las casas de Damasco y las oraciones se sucedieron sin interrupción durante toda la noche por los heridos y los supervivientes de este acto de barbarie, unas oraciones para quienes, en estos momentos difíciles, nada hay más importante que la fe y la esperanza colectiva.

“Si no perdonamos, no podemos vivir con el prójimo” 

Tumbada en el mismo sofá durante casi cinco meses, Christine ha decidido romper su silencio y dar testimonio de lo que ha experimentado. “Las primeras horas fueron horribles, olía a sangre por todas partes, pero no me di cuenta de la magnitud del accidente”, confesó a Aleteia.

“Cuando llegué al hospital, empecé a darme cuenta, a comprender, a ser consciente de lo afortunada que era de haber sobrevivido, aunque me faltara una pierna. Ese era el precio a pagar, pero al menos estoy viva. Al darme cuenta de esto, no pude evitar sonreír a pesar de todo el mal que sentía y empecé a rezar a Dios para que yo fuera la última víctima de estos morteros… y para que les perdonara por sus actos”.

Nadine Sayegh

Christine, escolarizada en la escuela de las hermanas de Besanzón, es también miembro del coro de la iglesia de Notre Dame de Damasco, Cœur-Joie, y de los scouts de Damasco.

Su vida ha sido siempre a imagen de Cristo, marcada por el compartir, el perdón y el amor al prójimo. En su modesto apartamento, la familia recibe cada día a cientos de visitantes, familiares, amigos, vecinos o simples transeúntes que vienen a compartir su oración y simpatía. Y todos, sin excepción, afirman que este accidente es diferente de los demás debido a la reacción de la familia y la de Christine. “Christine es un verdadero testigo de la fe cristiana”, dicen sus padres.

“Si no perdonamos, no podemos vivir con el prójimo”, admite con agrado su padre. “Nuestras vidas estarían marcadas por el resentimiento y la venganza. Es cierto que mi hija perdió una pierna. Siempre tendrá esa discapacidad, pero en el fondo siento como una fuerza que me hace soportar y aceptar esta desgracia, una fuerza sobrenatural. Es la presencia de Cristo, el amor de Cristo. Lo sentimos cada vez más presente con nosotros, a nuestro lado. Estábamos cansados, perdidos, abatidos, moral, física y materialmente, pero Él estaba allí, ¡no nos abandonó en ningún momento!”.

“Tengo a Jesús, Él es mi valentía y eso me basta”

En estos siete años de guerra, nadie se ha librado de la muerte, de las heridas, de la discapacidad o del desarraigo. “Mi mejor amiga Rita fue asesinada aquel día delante de mis ojos. ¡Fue una gran conmoción y una gran tristeza! Pero también mido la suerte que tengo de estar viva. Cada día me digo que Dios me ha privado de mi pierna para darme algo más precioso: una nueva vida y Su presencia a mi lado. Los médicos me ofrecieron un seguimiento médico con un psicólogo, pero me negué. No lo necesito, tengo a Jesús, Él es mi valentía y eso me basta”.

Nadine Sayegh
Christine antes de la tragedia.

La madre de Christine extrae su valor de su hija. “Su estado me rompe el corazón. Una chica de 16 años es una adolescente que disfruta de la vida al máximo. Corre, sale con los chicos, se viste, se pone guapa ante el espejo. ¡Simplemente vive! Pero Dios tiene otros planes para nosotros. Durante más de tres años hemos estado pidiendo autorización a varias embajadas para ir al extranjero, a Europa o a Canadá. Cada vez se rechazaba el expediente porque no estamos en Guta, porque Bab Tuma no está en una zona en peligro. Y sin embargo, cada día, cada vez que Christine iba y venía del instituto, yo me inquietaba, el barrio de Bab Tuma se ha convertido en un lugar de muerte, de tantos ataques de morteros, enterrado bajo los cadáveres. Finalmente, en enero abandoné todo intento de marcharnos. Todas estas negativas me han hecho darme cuenta de que todavía tengo un papel que desempeñar aquí. Algo que dar. Una misión que cumplir. Como si Dios no quisiera que nos fuéramos. Él ha hecho todo lo posible para mantenernos aquí. Christine es muy valiente. Ella nos da paciencia y nosotros solo tenemos nuestro amor para darle. Es un mensaje para todos los cristianos, para toda persona que trabaje para vaciar este Oriente de sus primeros ocupantes. El precio pagado fue muy alto, pero nuestra fe, el amor, la amistad y la compasión de la gente que nos rodea nos han ayudado a aceptar nuestro destino”. A pesar de su discapacidad y de las dificultades de la vida cotidiana, Christine sigue decidida a mirar hacia el futuro: “A principios de septiembre vuelvo al instituto. En el otoño, tendré mi primera prótesis y podré caminar de nuevo con mis dos pies”.

Let’s block ads! (Why?)

Georges Lemaître, el sacerdote que propuso la teoría del Big Bang

Google ha querido homenajearle con un bonito doodle

El “doodle” de Google del martes 18 de julio pasado, representó al sacerdote y astrónomo belga Georges Lemaître. Una sorpresa muy agradable por parte del gigantesco motor de búsquedas, celebrando el cumpleaños número 124 del primer ser humano que formuló lo que se conoce como “la teoría del Big Bang”.

Muy poco conocido por católicos y no católicos, lo cierto es que el padre Georges Lemaître –profesor de física en la Universidad Católica de Lovaina—fue quien propuso la teoría que decía que el universo se expandía constantemente desde un único primer punto. Él llamó a esto la “hipótesis del átomo primordial”, o el “Huevo Cósmico”.

El padre Lemaître (17 de julio de 1894 – 20 de junio de 1966) fue el primer académico conocido en proponer la teoría de la expansión del universo, ampliamente atribuida de forma incorrecta a Edwin Hubble.​ También fue el primero en derivar lo que se conoce como la Ley de Hubble e hizo la primera estimación de lo que ahora se llama la constante de Hubble, que publicó en 1927, dos años antes del artículo de Hubble.

Desde muy joven, Lemaître descubrió su doble vocación de religioso y científico. Después de servir como voluntario en el ejército belga durante la Primera Guerra Mundial, empezó a estudiar física y matemática, incluyendo la teoría de la relatividad de Albert Einstein. Recibió su doctorado en 1920 y ese mismo año ingresó en el Seminario de Malinas.

El 22 de septiembre de 1923 fue ordenado sacerdote por el cardenal Desiderio José Mercier. Ese año le fueron concedidas dos becas de investigación, una del gobierno belga y otra de una fundación estadounidense, y fue admitido en la Universidad de Cambridge (Inglaterra) como investigador de astronomía.

En uno de sus escritos dejó en claro su doble vocación: “No se puede reducir a Dios a una hipótesis científica […] Si Dios permanece escondido no es porque no exista, sino porque no se identifica con el mundo y porque respeta nuestra libertad”.

En Lovaina, en 1927, publicó un informe en el que resolvió las ecuaciones de Einstein sobre la geometría del universo (que Aleksandr Fridman ya había resuelto, sin que Lemaître lo supiera) y sugirió que se estaba expandiendo, según una de las soluciones, y que es por ello que los astrónomos Vesto Slipher y Carl Wilhelm Wirtz habían observado un corrimiento hacia el rojo de la luz de las nebulosas espirales.

En 1931, propuso la idea de que el universo se originó en la explosión de un «átomo primigenio», “huevo cósmico” o hylem. Dicha explosión ahora se llama el “Big Bang” o Gran Estallido.

Un visionario y un sacerdote fiel

En un artículo titulado “El comienzo del mundo desde el punto de vista de la teoría cuántica” publicado en la revista inglesa *Nature*, en su edición del día 9 de mayo de 1931, el padre​ Lemaître sostuvo que si el universo está en expansión, en el pasado, debería haber ocupado un espacio cada vez más pequeño, hasta que, en algún momento original, todo el universo se encontraría concentrado en una especie de “átomo primitivo”.

Como suele suceder, por su condición de sacerdote, muchos científicos, entre ellos el propio Albert Einstein, creyeron que la hipótesis del padre Lemaître, no tenía fundamento científico y sí religioso. Creían que se trataba de una argucia para favorecer “ideas religiosas sobre la creación”.

Sin embargo, él se defendía diciendo que “el científico debe mantenerse a igual distancia de dos actitudes extremas. La una, que le haría considerar los dos aspectos de su vida como dos compartimentos cuidadosamente aislados de donde sacaría, según las circunstancias, su ciencia o su fe. La otra, que le llevaría a mezclar y confundir inconsiderada e irreverentemente lo que debe permanecer separado”.

Poco a poco, la comunidad científica y el propio Einstein se fueron convenciendo de la seriedad y la profundidad de las hipótesis del sacerdote belga y, finalmente, Einstein aceptó el tema de la expansión del universo y reconoció al padre Lemaître como quien mejor entendió la teoría de la relatividad.

Al final de su vida el padre Lemaître se dedicó cada vez más a los cálculos numéricos. Su interés en los computadores y en la informática terminó por fascinarlo completamente. Murió en Lovaina poco después de oír la noticia del descubrimiento de la radiación de fondo de microondas cósmicas, que constituía la prueba de su teoría.

Consciente de que el mundo considera que existe una dicotomía entre ciencia y fe, el padre Lemaître dejó dicho lo siguiente: “Yo me interesaba por la verdad desde el punto de vista de la salvación y desde el punto de vista de la certeza científica. Me parecía que los dos caminos conducen a la verdad, y decidí seguir ambos. Nada en mi vida profesional, ni en lo que he encontrado en la ciencia y en la religión, me ha inducido jamás a cambiar de opinión”.

Aunque muchos científicos de entonces y de ahora no lo creyeran ni lo creen posible. Por lo pronto Google sí lo creyó e incluyó su “doodle” de homenaje.

Let’s block ads! (Why?)

Cinco lugares en Uruguay para disfrutar en familia y regocijar el alma

Aleteia te invita a conocer cinco destinos imperdibles que puedes visitar en familia y conocer lugares que también colmarán tu espíritu

Vacacionar en Uruguay suele es algo que suele estas asociado a disfrutar de sus playas y en particular conocer su balneario más famoso, Punta del Este.  Sin embargo, Uruguay es mucho más que eso, pues este pequeño país sudamericano ofrece durante todo el año diversas alternativas que van desde contemplar diversas maravillas naturales, hasta el disfrute de sus costumbres y gastronomía.

Pero Uruguay, cuyas distancias acotadas se transforman en beneficio para los visitantes, también está colmado de espacios patrimoniales y religiosos para disfrutar de una bella estadía en familia y darle alegría al espíritu.

Mira la galería y empieza a planificar un viaje inolvidable a través de estas cinco recomendaciones.  

Let’s block ads! (Why?)